WEINSTEIN ES HALLADO CULPABLE EN MOMENTO CUMBRE DEL #METOO.

ESPECTÁCULOS

Podría ponerlo tras las rejas por hasta 29 años.

NUEVA YORK, N.Y.-  Harvey Weinstein fue declarado culpable el lunes de violación y abuso sexual contra dos mujeres y de inmediato fue escoltado a una cárcel, sellando su vertiginosa caída de magnate de Hollywood a archivillano del movimiento #MeToo.

Weinstein, de 67 años, tenía cara de resignación cuando escuchó el veredicto que podría ponerlo tras las rejas por hasta 29 años.

«Este es el nuevo panorama para los sobrevivientes de abuso sexual en Estados Unidos, creo, y es un nuevo día. Es un nuevo día porque Harvey Weinstein finalmente ha sido responsabilizado por los crímenes que cometió», dijo el fiscal de distrito Cyrus Vance Jr. «Weinstein es un depredador sexual en serie y violento que usa su poder para amenazar, violar, atacar y engañar, humillar y silenciar a sus víctimas».

Weinstein fue condenado de cargos derivados de un abuso sexual en 2006 y de una violación en 2013. El jurado lo declaró inocente del cargo más serio, agresión sexual predatoria, que conllevaba una pena potencial de cadena perpetua.

El jurado de siete hombres y cinco mujeres deliberó por cinco días antes de declararlo culpable. La condena más perjudicial, por el abuso sexual de la asistente de producción Mimi Haleyi, conlleva una sentencia máxima de 25 años tras las rejas. Por el cargo de violación podría recibir hasta cuatro años. La sentencia se dictará el 11 de marzo.

El juez James Burke ordenó que fuera encarcelado de inmediato. Oficiales de la corte rodearon a Weinstein y lo sacaron de la sala. El juez dijo que pedirá que Weinstein sea retenido en la enfermería luego que sus abogados dijeron que requiere de atención médica tras una infructuosa operación de la espalda.

El veredicto llega tras semanas de testimonios a menudo desgarradores y dolorosamente gráficos de una serie de acusadoras que hablaron de violaciones, sexo oral forzado, manoseo, masturbación y proposiciones indecorosas justificadas en Hollywood como parte de la cultura del «casting de sofá».

La condena fue vista como un muy esperado ajuste de cuentas para Weinstein luego que los años de rumores sobre su comportamiento se convirtieron en el torrencial de acusaciones que destruyó su carrera en 2017 y dio lugar a #MeToo, el movimiento global para exhortar a las mujeres a pronunciarse y señalar a hombres poderosos por conducta sexual inapropiada.

«Weinstein con su manipulación, sus recursos, sus abogados, sus publicistas y sus espías hacía todo lo que podía para silenciar a las sobrevivientes», dijo Vance tras conocerse el veredicto.

El caso contra el otrora temido productor se construyó esencialmente sobre tres acusaciones: que violó a una aspirante a actriz en un cuarto de hotel en Nueva York en 2013, que le dio sexo oral por la fuerza a Haleyi, y que violó y le dio sexo oral por la fuerza a la actriz de «The Sopranos» («Los Soprano») Annabella Sciorra en el apartamento de ella a mediados de la década de 1990.

Tres mujeres más que dijeron que fueron atacadas por Weinstein también rindieron declaraciones como parte de un esfuerzo de la fiscalía por mostrar un patrón de conducta brutal por parte del acusado.

The Associated Press no suele identificar a personas que dicen que han sido víctimas de crímenes sexuales a menos que éstas lo autoricen, como es el caso de Haleyi y Sciorra.

Aunque Weinstein no testificó durante el juicio, sus abogados sostuvieron que cualquier contacto sexual fue consensual y que sus acusadoras se acostaron con él con el fin de beneficiar sus carreras.

La defensa sacó partido del hecho de que dos las mujeres centrales en el caso se mantuvieron en contacto con Weinstein por medio de emails cálidos y hasta coquetos — y tuvieron relaciones sexuales con él — mucho después de los presuntos abusos.

Ahora enfrenta cargos en Los Ángeles. En ese caso, anunciado justo cuando el juicio de Nueva York comenzaba el 6 de enero, las autoridades alegan que Weinstein violó a una mujer y abusó sexualmente de otra en noches consecutivas durante la semana de los Oscar en 2013. Una de esas mujeres declaró como testigo en el juicio en Nueva York.

El juicio fue el primer caso penal derivado del aluvión de acusaciones contra Weinstein de más de 90 mujeres, incluidas las actrices Gwyneth Paltrow, Salma Hayek y Uma Thurman. La mayoría de esos casos eran demasiado antiguos y habían prescrito.