“TOQUE DE QUEDA” EN LOS ANGELES POR EL CORONAVIRUS

EL MUNDO PRINCIPALES TENDENCIAS

Los 40 millones que viven en California permanecen en sus casas para evitar la propagación de la COVID-19

Los Angeles, Calif. 20 marzo 2020.- La autopista 110 está casi vacía, los autos pasan por el centro de la ciudad en medio de la pandemia de coronavirus en Los Ángeles, California, EE. UU

El Paseo de la Fama de Hollywood desierto; las playas de Venice y Santa Mónica, igual; comercios cerrados y las autopistas libres: los habitantes de Los Ángeles acataron la orden de confinamiento para frenar la pandemia del coronavirus.

A lo largo del Paseo de la Fama, normalmente repleto de turistas tomándose fotos junto a las estrellas de las celebridades que cubren la calzada, solo se podían ver algunas personas, la mayoría indigentes.

Danna García padece Covid-19 y es trasladada de emergencia al hospital

Tiendas de recuerdos cerradas, al igual que el famoso Teatro Chino, daban una sensación escalofriante a la zona. Los autobuses turísticos que el jueves funcionaron con muy pocos clientes, también habían desaparecido.

Es bastante extraño porque estas calles siempre estaban llenas de gente», dice Pablo Navas, uno de los pocos turistas que pasean por bulevar Hollywood este viernes.

«Decidimos salir a tomar un poco de aire fresco y pasear», añade el español, que viaja con un amigo. En el resto de Los Ángeles se veían solo restaurantes abiertos sirviendo para llevar, así como farmacias y supermercados, adonde la gente se apresuraba a abastecerse.

En el muelle de Santa Mónica, otro punto turístico de la ciudad, un cartel advierte: «Cierre temporal hasta nuevo aviso».

El acceso estaba bloqueado con vallas metálicas y una patrulla de policía controlaba el acceso.

Una familia finlandesa, que tuvo que interrumpir su viaje por California, aprovechó y tomó una foto del lugar desde lejos antes de partir al aeropuerto. «Tendremos que volver después de que pase el virus», dice Eevi Virtanen, de 23 años.

«Nos gustó mucho». Cerca, Carmen García, 31, vendía fruta en un puesto ambulante cerca del muelle. «Apenas he vendido un vaso y tuve que darles dos dólares de descuento», dijo. «Si no vengo no me pagan, pero honestamente prefiero quedarme en casa, no vaya a coger una calentura, una gripe y se la pase a mis niños» de ocho y cuatro años.

En Venice Beach, vecina con Santa Mónica, el camino que bordea la playa estaba vacío y las tiendas cerradas. Solo se veían patineteros, surfistas, corredores y algún que otro turista.

«Es una forma de despejar la cabeza y tomar aire fresco y hacer ejercicio», dijo Alfred Santos, de 25 años, al salir de la playa con su tabla de surf.

Solo tienes que ser positivo, eso es todo», añadió Santos, que trabaja un mercado –es su día libre y al salir de la playa dijo se va directo a casa.

En otras partes de la ciudad, más de una docena de personas entrevistadas por la AFP se mostraron favorables a acatar la orden de aislamiento.

En el distrito financiero, en medio de la pandemia de coronavirus en Los Ángeles, California, EE. UU., el 20 de marzo de 2020. EFE

«Creo que es una decisión inteligente», dijo Nicole Sotolongo, de 41 años, mientras caminaba por su barrio de Los Feliz con sus dos hijos pequeños. «Es difícil bajar el ritmo y decir que vas a hacer algo diferente… pero mucho de esto es una especie de juego mental también y tienes que mantenerte positivo».

Autoridades locales ya habían impuesto esta medida de permanecer en casa en sus ciudades hasta que Newsom la extendió por todo el estado.

«Es una buena idea porque queremos contener el virus», dijo Stella Dermenjian, empleada de un banco en Los Ángeles.

Creo que si paramos todo por un tiempo y esperamos que no se vuelva demasiado contagioso, creo que es lo correcto».

Un punto positivo del cierre en el que todos parecían estar de acuerdo era la falta de atascos en el tránsito que normalmente representan a Los Ángeles. «Nunca había visto las autopistas tan libres», dijo un conductor de Uber. «Es genial aunque también un poco espeluznante».