VENEZUELA EN EL OJO DEL HURACÁN.

Por Oscar Loza Ochoa.

Ahora, un día puede ser más largo que un siglo de la Edad Media.

Jules Michelet.

¿Ayuda humanitaria a Venezuela? En razón de qué. ¿Porque hay pobres? Gente en situación de pobreza y en situación de calle abundan en los Estados Unidos. Basta asomarse a ciudades como Los Ángeles, Oakland y Washington. El 13 por ciento de la población de Norteamérica vive en situación de pobreza, estamos hablando de más 43.5 millones de personas, muchos de ellos en situación de calle, hacinados en tiendas de campaña o sobreviviendo en bancas de parques públicos y en el quicio de las puertas, se alimentan de la caridad pública y de la basura. Pero lo pobres de casa son invisibles y no son moneda de cambio.

¿Por qué Venezuela es hoy objeto de amenazas de intervención militar por parte del imperio? No por los pobres, sino por los recursos naturales del país, que desde inicios del Chavismo son patrimonio de Venezuela, sin la leonina participación de Estados Unidos. Y eso es un mal ejemplo para el resto del subcontinente americano y para el Caribe.

Se violan los derechos humanos en Venezuela, dice Trump. Su preocupación no alcanza a visibilizar a los 43.5 millones de compatriotas en pobreza, aunque algunos ya fueron noticia al morir de frío en días recientes en el este de su país. Preguntémonos, ¿con qué derecho se arroga el imperio la facultad de decidir dónde se violan derechos humanos y dónde no?

Hasta eso que nos presumen doctrina: nos repiten su viejo credo del llamado Destino manifiesto, queriendo catequizarnos de que son una nación que el destino los puso para conducir la vida del resto del mundo. Pero no todo acaba allí. Uno de sus primeros presidentes, James Monroe, le dio continuidad a esa aberración histórica, manifestando a la Europa que se retiraba de nuestro continente después de las revoluciones por la independencia, que

América era para los americanos. No para todos los que vivimos en este continente, sino para ellos. Y qué caro nos ha salido esa dichosa doctrina.

¿Cuántas invasiones armadas se contabilizan en el mundo de parte de EU? Más de 70 en los cinco continentes. ¿Cuántas en América Latina y cuántas en México? No menos de 27 en el subcontinente y tres en nuestro país, despojándonos de más de la mitad de nuestro territorio en la primera intervención.

Nos quieren vender la idea de que la OEA y la Organización de los Estados Americanos condenan al gobierno de Nicolás Maduro, lo que no es cierto porque no han logrado conseguir los votos necesarios. Pero las mesas directivas de esas instituciones han sido  títeres de EU, como lo probaron frente a Cuba en 1961, Granada 1983 y Panamá en 1989.

Todos los presentes hemos visto como se desangra Haití desde hace más de una semana, bajo una situación desesperante por la escasez de alimentos, combustibles  y el desempleo galopante. Las calles se inundan de manifestantes ante un gobierno insensible y represor, pero la llamada comunidad internacional, comenzando con organismos como la ONU y la OEA, se mantienen sordos, ciegos y mudos frente a la situación de Haití y la crisis de Centroamérica.

El grave momento que vivimos, nos obliga a ser claros. Preguntémonos, ¿Qué contenido tienen las crisis humanitarias nombradas por los gringos?: en Irak, dijeron, que pasaba por esa situación por la “existencia de armas de destrucción masiva”; en Siria, por un gobierno malo ante su pueblo. Lo único cierto y que es palpable a nuestros ojos es la existencia de petróleo en esos países, que hoy está en manos de las compañías Exxon mobil, BP, Shell y Emerson. Los grandes monopolios de occidente.

¿Qué riquezas hay en Venezuela? Nada menos que la reserva más importante de Petróleo en el mundo, oro en dimensiones como el de Zimbawe (reservas probadas valoradas en  100 mil mdd), coltan “el oro azul” que sólo siete países tienen reservas para exportar, montañas de hierro, una gran reserva de agua, etc.

¿Hay crisis humanitaria? Hay una crisis de desabasto, que bien puede resolverse a corto plazo levantando el embargo que imponen Estados Unidos y los gobiernos incondicionales de América Latina, pero ahorcar económicamente a los países que no se alinean al imperio es la regla de oro, ¿no han hecho eso contra Cuba por más de cinco décadas?

¿Cuántos países de América y El Caribe se alinean a EU y cuáles no? El llamado Grupo de Lima, que cuenta con 14 miembros, con la excepción de México, apoya la iniciativa de intervención en los asuntos internos de Venezuela. No hacen mayoría en la OEA, porque sus miembros son 35.

La campaña de intervención contra el gobierno de Nicolás Maduro tampoco ha tenido éxito en el Consejo de Seguridad de la ONU ni en su pleno, a EU se le atoró la carreta intervencionista; aunque ello no es garantía para detener una aventura guerrerista, que se adelanta con la supuesta ayuda humanitaria.

¿Qué debe hacer un pueblo como el mexicano, cuyas pérdidas ante las invasiones incluyen el despojo de más de la mitad de nuestro territorio nacional? Acciones de solidaridad que respaldan muchos años de defender la soberanía propia y una doctrina sólida respecto a la política exterior. Frente a la intervención extranjera, Benito Juárez enarboló el principio de El respeto al derecho ajeno, es la paz. Y en el periodo de entre guerras, en 1930, la Revolución mexicana, en boca de Genaro Estrada, emitió su concepto y doctrina sobre política exterior: no intervención en los asuntos internos de los países y su derecho a la autodeterminación.

El ideal bolivariano  vuelve a cobrar fuerza después de las 27 intervenciones armadas de EU en América Latina. Su vigencia es mayor después del Congreso continental de Panamá en 1827, cuando la política divisionista de Estados Unidos y aliados, impidieron la concreción del sueño de Bolívar, de construir una patria única en América Latina, frente al poder imperial.

Imposible callar ante la agresión a Venezuela hoy. Hay consignas que nacieron del dolor de los pueblos víctimas de la intervención y que nos dan pauta para andar el camino de la libertad. Vietnam les exigió en los años sesenta del siglo pasado a los norteamericanos que los invadieron: Yanquis go home; en México, durante la intervención norteamericana en Veracruz en 1914, las bardas, las piedras y nuestras gargantas gritaban a voz en cuello: Green go, Green go (lárguense verdes, por el uniforme). En esta difícil situación que vive Venezuela, no hace mucho, al ver las agresiones verbales y de obra del gobierno de Trump contra nuestro país, su gobierno tuvo los arrestos para decir en voz alta: ¡el que se mete con México, se mete con Venezuela! Cabe preguntarnos, ¿seremos capaces de sostener el mismo compromiso con Venezuela frente a la agresión imperialista norteamericana? La memoria de Juárez, de Antonio Rosales y de Genaro Estrada espera por nuestra respuesta.

Muchas gracias.