LOS ATAQUES CONTRA EL SOLDADO VARGAS

COLUMNA HUÉSPED PRINCIPALES

Por Ana Lilia Villegas Pastor

Sinaloa, 9 abril 2021. (Columna Huesped).- Una acusación sin la carga de la prueba raya en la difamación y la calumnia. Al verse perdidos, desde el «cuarto de guerra» del PRI-PAN-PRD, priistas y panistas recurren al insulto para frenar al abanderado de Morena-PAS

Del tamaño del miedo político-electoral es la acusación falsa. En el PRI-PAN-PRD el enemigo a vencer y a desacreditar, es al soldado morenista y candidato de Morena-PAS, Gerardo Vargas Landeros. Es el blanco principal de los ataques. Si gana Vargas Landeros la elección en Ahome, sepulta el proyecto estatal de Mario Zamora Gastélum.

Justo es puntualizar: cuando el Partido Movimiento de Regeneración Nacional postuló como su candidato a la alcaldía de Ahome al combatiente Vargas lo hizo con conocimiento de causa de que sobre él no existía ninguna investigación de carácter penal ni sentencia de juez por delitos graves. Antes de hacerlo su candidato, la dirigencia nacional del partido hurgó en los archivos de la Fiscalía General del Estado y en la Fiscalía General de la República y no encontró nada, ningún antecedente.

Pidió también información sobre su soldado a la Unidad de Inteligencia Financiera, al SAT y a la SHyCP y tampoco localizaron ningún antecedente punible. Se le buscó en las auditorías que se le practicaron cuando fue secretario general de Gobierno y no se le halló ninguna irregularidad. “Limpio”, fue la información que recibió Morena en torno a su soldado que se quería ir a la guerra electoral en el municipio de Ahome.

¿Por qué entonces esa serie de ataques de corrupción contra Gerardo Vargas Landeros, militar de la Cuarta Transformación? Es la política. La política de cañerías. Envidias y venganzas que se han traducido en falsas acusaciones que, sin investigar, el grueso de la gente “menos inteligente” toma como ciertas.

Las primeras acusaciones falsas contra Gerardo Vargas surgieron al calor de la contienda en la que disputó a Policarpo Infante Fierro, en una elección interna, la candidatura del PRI a la alcaldía de Ahome. Fierro, para poder ganar la justa partidista, desarrolló una campaña de “ataques” hasta familiares contra Vargas violando los estatutos del tricolor.

Infante Fierro es hoy coordinador ejecutivo de la Zona 01 del Colegio de Bachilleres y violando las Ley Electoral funge como enlace político del PRI-estatal con los funcionarios estatales y directores y rectores de escuelas y Universidades Públicas-, desde donde “lanza su artillería” contras Vargas Landeros. Fierro se autodenomina anti-Vargas: no le perdona que no le haya dado chamba durante el régimen de Mario López Valdez.

Otro que trae “entre ceja y ceja” al soldado de la 4T, Gerardo Vargas Landeros, es el candidato estatal del PRI-PAN-PRD, Mario Zamora Gastélum, quien en el 2010 fue derrotado por el malovismo-gerardismo-panismo cuando buscaba convertirse en alcalde de Ahome. Lo aplastó el panista Zenén Xóchihua Enciso, a quien perdonó y ahora trae de aliado en esta contienda electoral. Liberó de la carga de su fracaso electoral a Zenén, pero no a Gerardo Vargas, a quien acusa de ser un político corrupto, pero nunca aporta pruebas, documentos que avales sus dichos.

Zamora Gastélum es suprasensible a la crítica en su contra, pero lanza ataques hirientes contra sus opositores políticos, pese a que sabe a qué cuando una persona hace acusaciones falsas o declaraciones sobre otra persona y esas declaraciones dañan o menoscaban la reputación, el carácter o la integridad de esa persona, la persona afectada puede recuperar daños de la persona que hizo las declaraciones falsas. A este tipo de declaraciones se les conoce como difamación de carácter.

En esta contienda electoral, es importante que cuando un político lance una acusación en torno a la corrupción de otro político, medios de comunicación y sociedad le exijan que exhiba documentos que avalen su aserto, su declaración, o de lo contrario se estará frente a un político mañoso que usa la mentira para hacerse notar y ganar votos entre el electorado no inteligente.

Para acabar, si a cada acción corresponde una reacción, si las acusaciones falsas les ganan terreno a las propuestas políticas serias, la contienda electoral en Ahome se convertirá en un estercolero. Lo reprochable es que quienes lanzan lodo siempre son los primeros que convocan al diálogo civilizado cuando les llega a ellos el agua a los aparejos…

Los expedientes son los que tienen valor probatorio. Los documentos hablan. El dossier del soldado Vargas está limpio y ya está en medio del fragor de la batalla electoral (La 4T/Ruta Sinaloa)