LAS RADIODIFUSORAS XEGS Y XEORO EN LA FUNDACION DE LA ESFI

‘Si me permiten hablar’. Crónicas de un locutor y periodista.

Por: Agustín Torres Sotomayor.

Las grandes obras las hacen los grandes hombres, por eso cuando don Agustín Martínez Gazca se acerco con los empresarios radiodifusores Roque Chávez Castro, concesionario de la XEGS y don Oscar Chávez Castro de la XEORO radio, aquella mañana del miércoles 15 de mayo aprovechando la celebración del ‘Dia del Maestro’, los hijos del empresario libanes Salvador Chávez y doña Sofía Castro aceptaron la propuesta.

Realizar un gran maratón radiofónico para reunir recursos para la construcción del edificio de la Escuela Federal ‘Insurgentes’ de Guasave, Sinaloa.

Conocí a don Salvador siendo yo un niño, pues mi padre era su carpintero y don Gonzalo Ruelas de Chinobampo, era el brazo derecho de aquel comerciante que llego desde el lejano oriente, desde Libano.

‘La simona’ y ‘la Gonzala’, asi les decía don Salvador Es Chubaz el Jalil, a mi padre y a don Gonzalo, quienes se destornillaban de risa frente a el,  pues pronunciaba el español mocho, el español lo había aprendido en la sierra de Choix; en Bacayopa, Yecorato, El Pichol, Casas Viejas y en Tetaroba, Chinobampo, El Platanito del municipio de El Fuerte hasta donde llevaba a vender sus variadas mercancías.

Aquel 19 de junio

A las nueve de la mañana del miercoles 19 de junio de 1957, desde el modificado kiosco de la plazuela ‘Miguel Hidalgo’, un humilde locutor nayarita nativo de Tepic, junto con sus compañeros locutores,  inició una transmisión de 83 horas dirigida al pueblo de la región de Guasave, con un objetivo especial: invitar a aportar lo que se quisiera y se pudiera a favor del proyecto de la edificación de la escuela secundaria.

Aquel locutor se llamaba José Luis Aguilar Becerra, quien había llegado a la radiodifusora XEGS de Guasave en mayo del año de 1941, tenía apenas 30 años de edad.

Don Roque Chávez Castro agobiado por las presiones de la Secretaria de Comunicaciones y Obras Publicas del gobierno federal (SCOP), que si las estaciones de radio no tenian un locutor autorizado les iban a cerrar micrófonos, se trajo a José Luis Aguilar Becerra de la radiodifusora XEXP de Tepic, Nayarit.

Fue Carlos Montenegro quien era originario de Nayarit y era el Contador de la radiodifusora quien se lo recomendó.

Ese miercoles 19 de junio de 1957 el maraton radiofonico inicio a las nueve de la mañana.

Las radiodifusoras XEGS y XEORO radio trasmitieron enlazadas durante los cuatro días de duración que tuvo el trascendental evento.

Juan Contreras, Ruben Morineau, Rodolfo del Campo y el resto de los locutores junto con Luis Aguilar, pararon su agotadora faena a las diez de la noche del sabado 22 de junio de 1957, habían transcurrido 84 horas.

El kiosko de la plazuela ‘Miguel Hidalgo’ estaba iluminado y lleno de gente.

Los locutores, roncos, casi mudos, algunos de la radio XEGS, otros inclusive miembros del patronato pro construcción de la ESFI, entre ellos el ingeniero Federico Delgado Pastor con don Agustín Martínez Gazca, Roque y Oscar Chávez Castro ante el Presidente Municipal de Guasave don Juan Angulo Leyva y un centenar de familias que se habían reunido para presenciar la clausura de aquel que fue el primer maratón radiofónico del Estado de Sinaloa, dieron a conocer el monto total que gracias a la generosidad de los guasavenses se había logrado reunir:

Habían logrado en efectivo y en especie la suma de setescientos veintiocho mil doscientos veintiocho pesos con veintiseis centavos.

Esos si eran pesos.

Las familias reunidas en la plazuela celebraron jubilosas.

Era noche y todavía con la poquita voz que les quedaba, Luis Aguilar, Rodolfo del Campo, Juan Contreras y todos los locutores de las dos radiodifusoras, se desgañitaban.

Hombres que vinieron de otras tierras a unirse a los nativos de Guasave

habían hecho la gran proeza:

Don Agustín Martínez Gazca, su hija Carmelita Martinez, que por cierto competia en belleza con doña Silvia Lopez de Chavez, Don Miguel Leyson Pérez, Federico Delgado Pastor, José Luis Rosas Núñez, Roque Chávez Castro, Óscar Chávez Castro, Mariano Velarde Piña, Inesita Bell de Meyer y José Luis González Mata, quien era el director de la escuela secundaria que ya estaba funcionando por cooperación y después oficializada en la casa del inolvidable don Leovigildo Rosas Alcántar a quien también conocí siendo un adulto mayor.

Así fue como logro construirse la Escuela Secundaria Federal Insurgentes (la ESFI).

Se levantó el edificio dentro de la parcela del ejidatario Agustín Pinto Osobampo, “el Cuty Pinto’, muy cerca de donde todavía pasaba el canal Bonanza del Cubilete y su lateral el canal El Doradito.

Don Miguel Leyson Pérez intervino ante el senador y luego gobernador del estado, Leopoldo Sánchez Celis; además, ante otro prominente sinaloense, José María González Urtusuástegui, padre del ex alcalde fuertense Felipe González Villaburo, quien entonces era director de la Lotería Nacional, fue quien logro gestionar la dotacion de equipo de laboratorio a la ESFI; asimismo se logró dotar del mismo equipo de práctica a la Escuela Preparatoria de Guasave.

El Presidente Municipal de Guasave surgido de la ESFI, el licenciado José Luis Leyson Castro, en su trienio 1984-1986, en una Sesión Extraordinaria de Cabildo, entrego un reconocimiento a quienes afanosamente buscaron la formación de la ESFI; así como a toda la relación de directores, entre ellos el profesor José Santos Partida Medina, otro nayarita que dejó impresa su huella en el cementado servicio del plantel; y a los directores Manuel Enrique Polo Bernal, Rufino Damián Mendoza y Galdino Cayetano González.

Asi fructificó aquel maratón radiofónico de ese miércoles 19 de junio de 1957.

Guasave tendrá que estar agradecido eternamente, a través de sus generaciones, con aquellos que vinieron de fuera a unir sus entonados gritos a los reclamos de los guasavenses para engrandecer la educación, para que siguieran surgiendo del suelo guasavense, hombres y mujeres como el doctor en Derecho Raúl Cervantes Ahumada, el licenciado Evodio R. Castro, el licenciado José de Jesús Montiel Castro, el licenciado Esteban López Angulo, entre otros.

Ahora son miles los profesionales y técnicos de esa tierra de Guasave, Sinaloa.

Y ahí están, impulsados por el cohete protector de la ESFI, las naves profesionales de los físicos matemáticos encabezados por el doctor en ese campo Fernando Angulo Brown; hijo de la inolvidable ‘Chuyita’ Brawn, el doctor en Administración Pública, Carlos Almada López; el ingeniero Eduardo; los licenciados Arnoldo ‘el Tano’ Leyson y Carlos Leyson Castro; el propio licenciado José Luis Leyson Castro, quien desde su pupitre de la secundaria Insurgentes una vez gritó fuerte que quería ser presidente municipal de Guasave «para lavarle la cara a mi pueblo y coordinar el esfuerzo colectivo de mis gentes», para realizar la obra más fructífera de que se tenga historia.

El ingeniero David Azcárrega Cota,  guasavense y ex alumno de la ESFI dejó una demostración de que sí sirve la capacidad tecnológica mexicana en Alemania, así como otros ingenieros civiles, arquitectos, contadores.

También los profesionales en el servicio público como el licenciado Víctor M. López González, el licenciado Jaime Cinco Soto, otro bastión de la ESFI; el licenciado Jesús Arturo Mena Camacho.

Son furgones enteros de profesionales y técnicos los que podrán seguir dando aliento a aquel grito motivador del locutor José Luis Aguilar Becerra y de los locutores de las radiodifusoras XEGS y XEORO radio de don Roque Chavez Castro y su hermano Oscar y a las mejores intenciones de Martínez Gazca, Delgado Pastor, Miguel Leyson, Aureliano Tena González, Rosas Núñez.

Sin ellos y sin la generosidad de todos los guasavenses no se hubiera logrado ese sueño.

Nota

En las fotografías que les comparto, aparecen los primeros profesores de la Escuela Secundaria Federal ‘Insurgentes’ de Guasave, Sinaloa.

En la segunda fotografía aparecen mis queridos compañeros de secundaria, mis queridos hermanos, en esa fotografía del año 1973, todos eramos unos niños orgullosamente de la ESFI con nuestra maestra de Español Alba Luz Cazarrubias Guerrero.

Oído por casualidad

El ahomense don Miguel Leyson Perez, fue Presidente Municipal de Guasave en el periodo 1943-1944.

De esa dinastia, su hijo, el ex Delegado Federal de Pesca en Sinaloa Jose Luis Leyson Castro fue Presidente Municipal de Guasave, Sinaloa en la administración 1984-1986.

Después el ‘socoyote’ de la familia, Armando Leyson Castro ‘el Kory’, llegaría con todo el apoyo del entonces Gobernador del Estado Juan S. Millán, a la alcaldía de Guasave en el periodo 1999-2001.

aventó la convocatoria para que empresarios guasavenses  construyeran el Hotel ‘El Sembrador’ y hasta apoyo la creación del periódico ‘El Debate de Guasave’.

Hasta le consiguió una casa de renta a don Martín Mendoza, quien fuera el director fundador del rotativo, con tan mala suerte, que esa temporada de lluvias de 1984 fue tan abundante, que el rio ‘Sinaloa’ antiguamente conocido como rio ‘Petatlan’ se salió de su cauce y la creciente desapareció bajo las aguas la casa que rentaba don Martín a unos metros de la rivera del rio.

Don Martín y su esposa tuvieron que ser trasladados a un refugio temporal.

‘Trucha’

Ese domingo 15 de abril de 1984 era Domingo de Ramos, el inicio de Semana Santa.

El Presidente Municipal Jose Luis Leyson Castro ya tenía un viaje planeado a los Estados Unidos con su esposa Consuelo, quien era la Presidenta del sistema DIF.

Dicen los ‘politólogos de cafe’ de Guasave que se reunian para componer el mundo en el restaurante ‘La Campiña’ de ‘Mina’ Ruelas, originaria del ‘meritito’ Chinobampo, entre ellos  Leoncio Sandoval ‘el pajarito’, Jacobo Gálvez y ‘Pancho’ Miguel, que cuando el alcalde y su esposa iban llegando en su automóvil a la aduana de Sonoyta, José Luis le dijo a la señora Consuelo

‘Vieja ya vamos a llegar a la aduana de Sonoyta, te pones trucha’

Cuando se les acerca un agente aduanal le pregunta

¿Como se llama usted y a que se dedica?

Soy José Luis Leyson Castro, Presidente Municipal de Guasave, Sinaloa, respondió el alcalde.

Y usted señora?

Y acordándose de la instrucción de su esposo, la señora Consuelo solo acertó a decir

‘Soy ‘trucha’ de Leyson.

Ni Jacobo Gálvez, ni ‘Pancho’ Miguel y mucho menos Leoncio Sandoval ‘el pajarito’, aclararon la veracidad de esta leyenda urbana que aun se cuenta en Guasave.

La señora Consuelo habia participado en el certamen ‘Señorita Sinaloa’ representando a Guasave.

Fue y sigue siendo como todas las guasavenses, una mujer bellísima.