JAMES FRANCO LLEGA A UN ACUERDO CON DEMANDANTES.

ESPECTÁCULOS

Es acusado por alumnas de una escuela de cine que fundó para, supuestamente, obtener situaciones sexuales gratuitas.

LOS ÁNGELES, California. – Se alcanzó un acuerdo preliminar en una demanda que acusaba al actor James Franco de intimidar a alumnas en una escuela de cine e interpretación que fundó para, supuestamente, obtener situaciones sexuales gratuitas al aprovecharse de las estudiantes, según anunciaron el sábado abogados de las demandantes.

Ambas partes remitieron un documento conjunto de situación a la Corte Superior de Los Ángeles indicando a un juez que se había logrado un acuerdo en la demanda colectiva presentada por exalumnas en la escuela, ya cerrada, Studio 4, aunque algunos aspectos de la querella podrían mantenerse.

El documento se presentó el 11 de febrero, aunque no se había informado antes de su existencia.

Las actrices y ex alumnas Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaal, que iniciaron el proceso en 2019, acordaron retirar sus acusaciones particulares, según los papeles.

Su demanda alegaba que Franco presionó a sus alumnas para que interpretaran escenas sexuales cada vez más explícitas ante la cámara en un contexto parecido a una orgía que iba mucho más allá de lo aceptable en rodajes de Hollywood.

Se afirmó que el famoso intentó crear una fuente de mujeres jóvenes sometidas a su explotación sexual y profesional en nombre de la educación, y que hizo creer a las pupilas que habría papeles disponibles en sus películas para las que aceptaran sus términos.

La queja indicó que los incidentes habían ocurrido en una clase magistral sobre escenas de sexo impartida por Franco en Studio 4, que abrió en 2014 y cerró en 2017.

Ambas partes negociaron un acuerdo durante meses, y el proceso judicial estaba en pausa mientras continuaba el diálogo.

Los abogados de las demandantes, de la firma Valli Kane & Vagnini, LLP, confirmaron en un comunicado el sábado por la noche que se había producido un acuerdo.

Los correos mandados fuera del horario de oficina a los abogados de la defensa no recibieron respuesta en un primer momento.

En un documento judicial anterior, los abogados de Franco elogiaron el movimiento #MeToo que ayudó a inspirar la demanda, aunque tacharon sus alegaciones de falsas y sensacionalistas, sin base legal y presentadas como demanda colectiva con el objetivo evidente de acaparar toda la publicidad posible para unas personas que buscan atención.

Señalaron que Tither-Kaplan había expresado en el pasado su agradecimiento por la oportunidad de trabajar con Franco.

Las acusaciones de explotación sexual de otras demandantes en el proceso serán desestimadas sin prejuicio, lo que implica que pueden volver a presentarse fuera de la demanda colectiva, indicó el reporte conjunto.

El documento no revelaba cuánto dinero podría haber incluido en el acuerdo.