FRANCISCO ‘KIKO’ GUERRERO, DEL BOSQUE DE CONIFERAS Y ENCINALES AL PERIÓDICO ‘EL DEBATE’

COLUMNA HUÉSPED PRINCIPALES

Si me permiten hablar’. Crónicas de un locutor y periodista.

Por: Agustín Torres Sotomayor

En el año de 1956, el sonorense Hipólito Guerrero se dedicaba a conducir un camion maderero que subía desde Hermosíllo, Sonora, hasta el pueblo de Madera, en lo alto de la sierra de Chihuahua, después de recorrer los 247 kilómetros en el viejo camion, tenia que quedarse durante dos dias de estancia mientras cargaban los troncos de encino y pino, después, el regreso a la rutina de las diez horas en el trayecto entre  brechas, pronunciadas curvas y caminos escarpados.

Fue en uno de esos viajes de trabajo a Madera, Chihuahua, cuando Hipólito conoce a la joven Carmelita Talavera.

La atracción fue inmediata. Hipolito empieza a pretender a la joven. Un año después se casaron y el matrimonio se estableció en la serrana población de Madera. Ahí enmedio de un bosque de coníferas y de encinales, en una casa de madera con troncos trabajados rusticamente, un lunes 28 de abril de 1958 nacio su primer hijo al que bautizaron como Francisco Guerrero Talavera.

Al siguiente año crecería la familia, en 1959 nace Oscar, después José ‘el pepino’, luego la única mujer de la familia, Maria Guadalupe y pensaban cerrar ‘la fabrica’ con Hipólito, pero Dios les tenía preparada una sorpresa, todos nacieron en la sierra.

Para entonces, don Hipólito Guerrero ya había logrado construir un aserradero y comprar varios camiones madereros.

Fotografía del 16 de junio del 2019, fue tomada fuera de los talleres de ‘El Debate’ de Los Mochis.

En 1968 don Hipólito traslada a la familia a Los Mochis . Para entonces ‘Kiko’ Guerrero tenía diez años y empezó a vender el periódico ‘El Debate’ de Los Mochis. Ese mismo trabajo le consiguió a Oscar, su hermano.

‘El destino de ‘Kiko’ ya estaba escrito por Dios. De ser voceador, paso a hacer mandados a los reporteros y se acomedia a limpiar la tinta que quedaba en las prensas del rotativo.

La estancia de la familia Guerrero Talavera se dividía entre Madera, Chihuahua y Los Mochis, Sinaloa. Iban y venían.

La sorpresa

En una de esas mudanzas, en febrero de 1971,  doña Carmen siente mareos, el medico le dice que después de tantos años, esta embarazada.

Un martes 14 de septiembre de ese mismo año de 1971, cuando venían de ciudad Madera, bajando la sierra de Chihuahua en el ferrocarril, doña Carmelita Talavera empieza a sentir las contracciones, los dolores de parto. Cumplia el noveno mes de embarazo del mas pequeño de sus hijos. Don Hipólito quería ponerle alas al ferrocarril por la desesperación que sentía.

A punto de reventarse la fuente, el ferrocarril llego a Los Mochis, don Hipólito agarro un taxi y se llevo a doña Carmen al hospital ‘Agraz’, por poquito y no llegaba, pues cuando iba entrando al pasillo de la clinica, a doña Carmelita se le reventó la fuente, ‘casi andaba yo naciendo en el pasillo del hospital Agraz’, me dijo Vicente, ‘Chente’, el menor de la dinastía Guerrero Talavera.

Para entonces, don Hipólito estaba construyendo un aserradero en ‘La mesa del frijol’ y habia comprado un terreno en Mochicahui, ahí frente a la huerta del exalcalde  ahomense Álvaro Ruelas, en el corazón del barrio del ‘Kiko’ y doña Maria Félix.

Los Guerrero Talavera eran una familia muy unida, cada fin de semana los hermanos se reunían en una convivencia donde abundaba la carne asada y las cervezas, mientras que el pequeño ‘Chente’ Guerrero, se paseaba por todas las calles de Mochicahui en una cuatrimoto, que fue la primera que se conoció en el pueblo. ‘Era un plebito de ocho años, le volaba la greña, siempre andaba a toda velocidad, a la gente le llamaba la atención que un niño tan chiquito, pudiera manejar un aparato de esos’, recuerda don Baltazar Torres, el popular ‘Pollo Bichi’ de Mochicahui.

Ya en ese año, Catarino Hernandez, que era el fotógrafo estrella del periódico ‘El Debate’ de Los Mochis, le habia enseñado  a Francisco ‘Kiko’ Guerrero todos los secretos de la fotografía.

‘Kiko’ recuerda que en una ocasión se había registrado el incendio de cinco viviendas en el bulevar Macario Gaxiola. Catarino entro al interior para lograr una buena fotografía pero le exploto muy cerca un tanque de gas, la ola expansiva lo aventó y le fracturó un tobillo, Catarino salió arrastrándose, «Kiko’ se colgó al cuello  la cámara y entro para lograr fotografías del espectacular incendio llevándose la portada de ‘El Debate’.

En 1978 una tragedia enluta a la familia Guerrero Talavera. Muere doña Carmelita dejando en el llanto y la orfandad a sus seis hijos. Don Hipólito Guerrero vende todas sus propiedades en Madera, Chihuahua. Aserradero, camiones madereros, ganado y otros bienes y se queda a vivir en Mochicahui.

Años después, en El Potrero de los Bojorquez’ conoceria a la que fue su segunda esposa quien le dio un par de gemelos; Jesús José y Carmen Guerrero.

En 1986 muere don Hipolito, el luto envuelve de nuevo a la familia Guerrero Talavera.

Después de 20 años de trabajo en el periódico ‘El Debate de Los Mochis’ y otros veinte años en ‘El Debate de Guasave’, Francisco ‘Kiko’ Guerrero se jubila inmerso entre sentimientos encontrados.

¿Y ahora que iba a hacer con su tiempo? El desde niño estaba acostumbrado a trabajar.

El domingo 16 de junio del 2019 en plena campaña politica, mientras estábamos acompañando a Nubia Ramos, candidata del PRI, que andaba en busca de la releeccion a la Presidencia Municipal, al mediodía nos venimos del Campo Esperanza para acompañar a ‘Kiko’ en su ultimo dia de trabajo en el periodico ‘El Debate’.

‘Ahora si te puedes ir a cumplir tus sueños a Los Estados Unidos, vete a pasear para alla’, le dijo Edgar Francisco ‘el Pako’, su hijo.

Ya jubilado, sin actividad laboral que lo motivara, todos los males habidos y por haber se le juntaron a ‘Kiko’. Era la depresión. Tuvo una operación donde le extirparon un riñón. La tormenta paso hasta que lo llamaron del Ayuntamiento de Ahome para respaldar el área de Comunicación Social. La vida se normalizaba y desaparecían los males.

Pero la pandemia de Covid 19 ensombreció la actividad del ‘Kiko’ Guerrero. Como muchos de nosotros que pertenecemos al grupo de riesgo, ‘Kiko’ Guerrero fue confinado en su casa. Con el aislamiento regresaron los males. Empezó a adelgazar muy rápidamente. El páncreas le empezo a generar problemas. Esta semana ‘Kiko’ Guerrero podría ser sometido a una operación quirúrgica. Hay que hacer una cadena de oración por el.

Francisco ‘Kiko’ Guerrero se ha impuesto a las adversidades. Como el mayor de sus hermanos, ‘Kiko’ fue quien promovió a Oscar para que ingresara tambien al periódico ‘El Debate de Los Mochis. José ‘el pepino’ fue reportero grafico del periódico ‘Noroeste, teniendo como sus jefes a los compañeros periodistas Refugio ‘Cuquo’ Haro y a Osvaldo Villaseñor y el ‘socoyote, el menor de la dinastía, Vicente ‘Chente’ Guerrero Talavera esta cumpliendo 26 años en el periódico ‘El Debate’ de Guasave.

Los hermanos Guerrero Talavera nacieron en un bosque de coniferas y encinales en Madera, Chihuahua y escribieron la historia del periodismo grafico en Sinaloa, son un caso único en todo el país y en todo el estado, de una familia dedicada al periodismo.

Soy amigo de los Guerrero Talavera desde hace más de 40 años, por eso hoy les pido una oración, por ‘el Kiko’ Guerrero, para que Dios Nuestro Señor le de la fortaleza y para solidarizarnos con su esposa, la señora Olga Domínguez y sus hijos Edgar Francisco ‘Pako’, Oscar Andrey y Nancy Joseline Guerrero Domínguez.

Hoy les hago un homenaje a mis amigos Oscar y Jose ‘el pepino’ Guerrero Talavera que descansan en la casa de Dios Nuestro Señor. Y otro homenaje a Vicente ‘Chente’ y al ‘Kiko’ Guerrero.

La primera fotografía que les comparto es del año de 1987, fue tomada en Sibajahui, El Fuerte, Sinaloa, con ‘Kiko’ Guerrero estamos, su amigo el Lic. Luis Lachica y su servidor. La segunda fotografía es del domingo 16 de junio del 2019, fue tomada fuera de los talleres de ‘El Debate’ de Los Mochis.

Dios proveyó!

Dios provee!

Dios proveerá!