EL PRIMER DRENAJE DE LOS MOCHIS

‘Si me permiten hablar’. Crónicas de un locutor y periodista.

Por: Agustín Torres Sotomayor

El progreso que ha tenido la ciudad de Los Mochis en el trascurso de los años, no ha sido producto de la casualidad, es el resultado del esfuerzo y el trabajo de hombres y mujeres, es el trabajo conjunto de sociedad y gobierno.

Esta crónica es un homenaje al ex Presidente Municipal de Ahome don Francisco Ceballos Ríos, a don Emilio Ibarra Almada y al Ing. Heriberto Valdez Romero, que iniciaron el principio de la urbanización, un legado a las nuevas generaciones.

En mayo de 1945, los habitantes de Los Mochis habían superado el fantasma de la segunda guerra mundial.

La pequeña ciudad que estaba rodeada por canales de riego, contaba apenas con alrededor de dos mil habitantes, tenía una estación radiodifusora, la XECF ‘La voz del valle de El Fuerte’, hoy radio Mexicana’, tenía clubes de servicio social entre ellos ‘Caza y Pesca’, la Sociedad Mutualista cuyo presidente era Pancho Pérez Alvarado, el Centro recreativo de Sinaloa y el Club Atlético Humaya.

Durante el conflicto bélico, aviones sobrevolaban el espacio aéreo de Los Mochis provocando una psicosis de temor ante el conflicto bélico, que a decir verdad, estaba a miles de kilómetros se distancia, la sirena de aviso que había instalado Pancho Pérez, mantenía alerta a la ciudadanía.

Los servicios públicos como el agua entubada, la energía eléctrica y el servicio telefónico que disfrutaba una pequeña parte de la población, los ofrecía la United Sugar Company (Compañía azucarera de Los Mochis), propiedad del fundador de la ciudad don Benjamín Francis Johnston.

Las primeras operadoras telefonistas de Los Mochis fueron las señoritas Lupita Orozco y Margarita Solorzano.

El agua entubada que era extraída del canal 5,  contenía altos niveles de turbiedad, ni lavar podían las mujeres de la época, algunas aclaraban el agua con alumbre en polvo mientras que las más pobres, le quitaban el color ‘achocolatado’ al agua, agregando ‘choya’, un cactus que abundaba en la región y que les salía gratis, con dos o tres ‘choyas’, el lodo se asentaba y el agua quedaba limpia, lista para ser utilizada en las labores del hogar.

Las familias que no contaban con el servicio de agua entubada tenían que comprar la ‘palanca de agua’ a dos centavos a los vendedores o ‘aguadores’, los más populares en la historia de Los Mochis  fueron, ‘el bolico’, que era un chinito espigado que por cargar la palanca con los baldes con agua en la espalda, le habían provocado una tumoración, también era ‘aguador’  el ‘compacuchi’ así como Ramón ‘monchi’ Gastélum.

Ceballos y Emilio

En 1947 la ciudad contaba ya con alrededor de cinco mil habitantes y el alcalde de Ahome don José A. Burgueño preparaba la entrega del poder a don Francisco Ceballos Ríos, en cuyo periodo inicio el despegue urbanístico de la ciudad de Los Mochis.

Ceballos le pidió al fuertense don Emilio Ibarra Almada que lo ayudara en la administración municipal para el periodo 1948-1950.

Don Emilio Ibarra Almada había nacido en la ciudad de El Fuerte de Montesclaros un lunes 10 de septiembre de 1894.

Con raíces familiares en la villa de Álamos, Sonora por la vía materna y en El Fuerte, Sinaloa por parte de su padre, los Ibarra Almada se mudaron a la ciudad de Los Mochis en la decada de 1930.

El día jueves primero de enero de 1948, Francisco Ceballos Ríos, rindió protesta como Presidente Municipal de Ahome mientras que el joven Emilio Ibarra Almada, recibió el nombramiento como Presidente de la Junta de Mejoramiento Moral, Cívico y Material (JMMCM) de Los Mochis, la dependencia que asumió el fuertense era la que promovía la construcción de obras de beneficio social.

Para ese año de 1948, la ciudad de Los Mochis contaba ya con las radiodifusoras XETNT radio 65 de don Roque Chávez Castro,  XECU radio ‘Rancherita’ y XECW radio ‘Variedades’ de don Luis Pérez Gómez y además la ciudad contaba orgullosamente con el periódico ‘El Debate de Los Mochis’ del profesor y compañero locutor don Manuel Moreno Rivas.

La primera obra de drenaje sanitario

El miércoles 27 de abril del año 1949, el entonces alcalde Francisco Ceballos, don Emilio Ibarra Almada y el Ing. Heriberto Valdez Romero, recorrieron cada una de las viviendas que estaban por la calle Sonora, que en la actualidad es la calle ‘Álvaro Obregón’.

Hablaron con los comerciantes chinos, españoles, libaneses y mochitenses, les anunciaron que el Ayuntamiento iba a construir la primera obra de drenaje sanitario en la ciudad.

Recorrieron la calle Principal (Main Street) que actualmente es la avenida Gabriel Leyva, al poniente estaban las calles Primera, hoy conocida como Ángel Flores, la calle Tercera,  que es en la actualidad la Vicente Guerrero y la calle Quinta, hoy llamada Javier Mina hasta llegar al canal 5 que hoy es el bulevar ‘Antonio Rosales’ hasta donde llegaba la ciudad.

Al oriente de la calle Principal estaba la calle Segunda que es hoy la Ignacio Zaragoza, la calle Cuarta, hoy Guillermo Prieto, la calle Sexta conocida actualmente como Ignacio Allende y la calle Octava, la que es hoy Santos Degollado hasta llegar al canal 8.

Las calles hacia el norte y sur de la calle Principal (Gabriel Leyva), tenían nombre de estados de la república mexicana y los callejones tenían nombre de municipios del estado de Sinaloa.

El bulevar Rosendo G. Castro se llamaba calle Ferrocarril, porque en esa zona estaban los patios de maniobra de la estación del ferrocarril Kansas City-México y Oriente, hoy conocido como Chepe.

La nomenclatura, el trazo y diseño de las calles de la ciudad de Los Mochis, fueron realizados en su totalidad por el ingeniero neoyorquino Eugene Tays, por indicación de don Benjamín Francis Johnston, fundador de la ciudad de Los Mochis.

Tays también diseño los planos de la red de vías del ferrocarril Kansas City desde Los Mochis hasta Chihuahua y a el se debe el diseño y construcción del primer canal de riego, el Taxtes.

El Ing. Eugene Tays se casó en El Aliso, El Fuerte y fijo su residencia en la rielera población de San Blas donde aún se conserva su casa con un diseño arquitectónico muy adelantado a la época.

Ceballos, Ibarra y Valdez Cond

El alcalde Francisco ‘pancho’ Ceballos, don Emilio Ibarra Almada y el Ing. Heriberto Valdez Conde, hablaron personalmente con cada una de las familias y los comerciantes para exponer los beneficios del proyecto de la obra de drenaje sanitario por iniciar.

‘Cada familia y cada negocio, pagaran una cuota de acuerdo a la extensión de su propiedad’, explicaba don Emilio Ibarra Almada.

La ciudadanía apoyo con recursos económicos para construir esa obra porque tenían confianza en ‘pancho’ Ceballos Ríos y Emilio Ibarra Almada, promotores del drenaje sanitario.

Además la obra les elevaría su calidad de vida, familias enteras y el comercio, dejarían los ‘excusados’ y las fosas sépticas que cuando se llenaban a tope, tenían que contratar los servicios de Enrique Kordell que era quien se dedicaba a proporcionar el servicio de desaguarlas.

Hubo cinco empresarios que generosamente aportaron cada uno treinta mil de aquellos pesos para la obra.

Don Luis Pérez Gómez, concesionario de las radiodifusoras XECU radio ‘Rancherita’ y XECW radio ‘Variedades’ y dueño del famoso hotel Byerly, el hotel Toledo, el hotel ‘Montecarlo’, el edificio Coghlan, donde estuvo la tienda departamental VH y actualmente se ubica Bodega Aurrera y El Oso Polar, de don Carlos O. Ramírez que era una fábrica de sodas.

El inicio del drenaje

El viernes 21 de abril de 1950 inició los trabajos de introducción de la red de drenaje sanitario en la calle Sonora, hoy Álvaro Obregón, con la presencia del entonces Gobernador Constitucional del Estado de Sinaloa Pablo Macías Valenzuela, el Ing. Heriberto Valdez Romero, Emilio Ibarra Almada y Francisco Ceballos Ríos, impulsores de esta obra. Ante un centenar de personas, en nombre de los beneficiarios hablo don Emeterio Carlon.

Por sugerencia del Ing. Heriberto Valdez Romero, la obra de construcción del drenaje sanitario de Los Mochis fue asignado al Ing. Leandro Rovirosa Wade, quien años después sería Gobernador Constitucional de Tabasco y Titular de la Secretaria de Recursos Hidráulicos en el gobierno del Presidente de la República Luis Echeverría Álvarez.

Rovirosa Wade había vivido un año en El Fuerte de Montesclaros preparando la construcción de la presa ‘Miguel Hidalgo’, el Gobernador Pablo Macías le había prestado una de sus casonas coloniales, además Rovirosa era amigo muy cercano del Ing. Heriberto Valdez Romero.

Por su parte, en el año de 1940, Heriberto Valdez Romero había sido contratado por don Benjamín Francis Johnston para trabajar en la United Sugar Company para la construcción del primer mercado municipal.

Tanto Leandro Rovirosa Wade como el michoacano Heriberto Valdez Romero tenían un gran cariño por el Pueblo Mágico de El Fuerte de Montesclaros y por la ciudad de Los Mochis.

La primera obra de drenaje sanitario en sus inicios,  tuvo un arranque de caballo y una ‘parada de burro’,  pues los recursos se iban suministrando a como ‘iban cayendo’. Con las aportaciones de los beneficiados.

El miércoles tres de mayo de 1950, el Ing. Leandro Rovirosa Wade recibió una invitación de trabajo por parte de la Secretaria de Recursos Hidráulicos y tuvo que dejar la obra de drenaje, en su lugar quedo al frente el Ing. Rafael Camacho Jiménez, quien se desempeñaba como Supervisor de Obra.

La primera obra de drenaje sanitario de Los Mochis fue inaugurada el viernes 28 de julio de 1950, este mes se cumplen 72 años, fecha en que inicio el proceso de urbanización de Los Mochis pues luego del drenaje sanitario, empezaron las primeras obras de electrificación y agua potable.

Gracias a la construcción de la presa ‘Miguel Hidalgo’ en El Fuerte de Montesclaros, Los Mochis pasó de ser un ‘rancho grande’ para convertirse en una ciudad.

Don Emilio Ibarra Almada fue uno de los tres artífices para la realización de la primera obra de drenaje sanitario de aquel ‘rancho grande’ llamado Los Mochis.

Su paso como presidente de la Junta de Mejoramiento Moral, Cívico y Material de Los Mochis, también le facilito la promoción de la construcción de la ciudad deportiva ‘Aurelio Rodríguez’, la preparatoria Mochis de la UAS, las instalaciones de la Cruz Roja Mexicana y muchas instituciones y obras de beneficio social que aún perduran, por eso en el año de 1972, al estadio de beisbol se le impuso su nombre.

El distinguido fuertense de nacimiento y mochitense por adopción.

Don Emilio Ibarra Almada falleció el sábado 24 de diciembre de 1977.

En las fotografías que les comparto, aparece aquel Mochis viejo con sus calles lodosas. En la segunda fotografía, aparecen don Emilio Ibarra Almada, Francisco Epifanio Ramos, el alcalde de Ahome Francisco Ceballos Ríos, don Canuto Ibarra Guerrero ‘el zorro plateado’ y don Ernesto Ortegón Cervera.

Oído por casualidad

El domingo 14 de noviembre del 2004, el candidato del PRI  Jesús Alberto Aguilar Padilla se alzó con el triunfo en esas elecciones, convirtiéndose en el Gobernador Electo del Estado de Sinaloa.

Con esa investidura, realizo una visita a El Fuerte de Montesclaros el viernes 26 de noviembre.

Aguilar salía del restaurante ‘La Choza’ acompañado por una gran comitiva entre amigos, invitados y simpatizantes del PRI, cuando su secretario particular recibió una llamada telefónica.

El teléfono le fue entregado al Gobernador Electo cuando iba a subir a la plaza de armas justo frente al monumento del general ex Gobernador del Estado Placido Vega Daza, familiar del ex alcalde Julián Vega Ruiz, de la ex regidora Juanita Vega y del mismísimo Joaquín Vega Acuña.

‘Humberto, como estas, como sigues de tu salud’ pregunto al ex alcalde Humberto Galaviz Armenta quien se encontraba en una lucha, aquejado por el cáncer de próstata.

Luego del protocolo de saludo, Galaviz Armenta le dijo

‘Jesús te voy a pedir un favor, mis hijos Marco Vinicio, Martín y Manuelito tienen mucha inquietud por la política, échales la mano para que continúen en esta actividad.

El licenciado Millán los conoce muy bien, afirmo Humberto.

Aguilar Padilla le dijo que no se preocupara, que le daría instrucciones.

Humberto Galaviz Armenta falleció meses después, en el año 2005 siendo alcalde de El Fuerte Eduardo Astorga Hernández.

Jamás se supo si Aguilar Padilla cumplió el compromiso hecho en su lecho, a través de la vía telefónica a Humberto Galaviz, pero se dijo que había  dado instrucciones a gente cercana de su equipo, pues el año 2013,  siendo dirigente de la CNOP en el estado la Lic. Sandra Yudith Lara Díaz, le tomó protesta a Marco Vinicio Galaviz Serrano como dirigente de la CNOP del municipio de El Fuerte.

La misma dirigente del sector popular del PRI, impulso contra viento y marea al interior del CEN del PRI, la candidatura a la Presidencia Municipal de El Fuerte de  Galaviz Serrano, cuya elección gano en las urnas dejando un hilillo de sangre al entonces alcalde Eleazar Rubio Ayala.

El Coordinador de los regidores en el Cabildo  del periodo de Galaviz Serrano, fue el Lic. Luis Lachica, el Secretario del Ayuntamiento, José María Flores Soto, el Tesorero fue Jacobo Navarro Mundo y un servidor, en la honrosa responsabilidad en la dirección de Comunicación.