EL MEJOR MVP DE TODOS LOS TIEMPOS POR POSICIÓN EN GRANDES LIGAS.

DEPORTES

EEUU. 13 abril 2020 (Richard Justice, MLB.com).- Babe Ruth y Lou Gehrig jugaron en una época. El dominicano Albert Pujols y Mike Trout en otra. Ruth nunca tuvo que enfrentar la recta de 101 millas por hora del cubano Aroldis Chapman. Gehrig jamás tuvo que batallar con el cambio de velocidad del dominicano Pedro Martínez. Nos encanta esa idea de la atemporalidad del béisbol, pero la verdad es que mucho ha cambiado en los últimos 125 años.

Así es que se empieza una discusión. Buscas la lista de jugadores que han ganado el premio al Jugador Más Valioso y tratas de armar un equipo con ellos, el All-Star de los JMV.

En mi caso, no esconderé mis favoritos. No creo que ningún jugador haya tenido una mejor temporada que la de Pujols en 2009. También creo que Trout estaría entre los mejores sin importar la época en la que le hubiese tocado jugar. Tampoco se puede negar la grandeza de Gehrig en 1927, Bob Gibson en 1968 o Carl Yastrzemski en 1967.

Con ese preámbulo, aquí va nuestra novena de la crema y nata de los ganadores del JMV. Para calificar, tienes que haber ganado al menos uno.

Bench comenzó detrás del plato 130 juegos en 1970 y tuvo la que probablemente es la mejor temporada para un receptor en la historia del juego, el estándar defensivo para cualquier que haya jugada la posición. Además bateó 45 jonrones, 35 dobles, empujó 148 carreras y anotó 97.

Los números de ambos son muy parejos, y Gehrig tiene una ligera ventaja en casi todos. Sin embargo, nos quedamos con Pujols porque enfrentó a mejores lanzadores, tuvo menos protección en el lineup – tomó 44 boletos intencionales – y era el jugador en el que se enfocaban todos los rivales.

Ni siquiera por tratarse de un jugador del que disfruté viéndolo en vivo fue suficiente para poner a Joe Morgan aquí, a pesar de esos números de videojuego: 1.020 de OPS, 27 jonrones, Guante de Oro. El problema es que Hornsby fue mejor, y por bastante: 1.245 de OPS, 39 jonrones y .403 de promedio de bateo.

Brett fue el ganador del JMV de la Liga Americana en 1980, mientras que Schmidt lo hizo en la Nacional. Ambos terminaron en el Salón de la Fama. Schmidt dio el doble de jonrones que Brett (48 vs. 24) esa temporada, pero Brett tuvo la ventaja en casi todas las otras categorías en la temporada en la que para el 19 de septiembre todavía estaba bateando .400 y terminó con .390. No ha habido un tercera base con mejor campaña.

No hay mayores diferencias entre Robin Yount (1989), Ripken y Banks. Banks se lleva la distinción aquí porque fue quien dio más jonrones y alcanzó más bases, además de contar con el mejor OPS+. Ripken se queda con la mención porque tuvo mejor OPS y OPS+ que Yount.

Outfield: Babe Ruth, Yankees de 1923; Barry Bonds, Gigantes del 2001; Mickey Mantle, Yankees de 1956

Mención honorífica: Willie Mays, Gigantes de 1965

Esta no fue ni de cerca la mejor temporada de Ruth, pero fue la única en la que ganó el JMV, pues en los años 20 los peloteros sólo podían ser el JMV de su liga una vez. Pero de cualquier manera, sus números fueron una locura: 1.309 de OPS, 239 de OPS+, 41 jonrones, 45 dobles, .545 de OBP.

Bonds ganó siete veces el JMV, pero la campaña del 2001 destaca por el récord de 73 jonrones y el OBP de .515.

Mantle se llevó el JMV en 1956 y 1957, pero los 52 bambinazos le dan la ventaja a la temporada del 56.

Bateador designado: Don Baylor, Angelinos de 1979

Mención honorífica: Frank Thomas, Medias Blancas de 1994

Se trata de una elección complicada, pues los dos mejores designados (el puertorriqueño Edgar Martínez y el dominicano David Ortiz) nunca ganaron un JMV. Baylor es el elegido sobre Frank Thomas porque disputó 65 juegos como BD esa temporada. Thomas, que terminaría siendo designado a tiempo completo, sólo estuvo en ese rol cuatro veces durante su campaña de JMV.

Lanzador abridor: Bob Gibson, Cardenales de 1968

Mención honorífica: Walter Johnson, Senadores de 1913

Recientemente hicimos una encuesta preguntándole a los fanáticos cuál había sido la mejor temporada de la historia, y la de Gibson de 1968 fue la ganadora (1.12 de EFE, .853 de WHIP). Walter Johnson estaba jugando en la época de la bola muerta, pero sus números igual son insólitos (36 ganados, 1.14 de EFE en 346 innings).

Lanzador relevista: Willie Hernández, Tigres de 1984

Mención honorífica: Rollie Fingers, Cerveceros de 1981

El puertorriqueño Guillermo “Willie” Hernández es uno de cuatro relevistas en ganar el JMV, junto a Fingers (1981), Dennis Eckersley (1992) y Jim Konstanty (1950). Todos tuvieron años impresionantes, pero lo que pone a Hernández en otra categoría es que lanzó 80 juegos y tiró 140.1 innings (61.1 más que Fingers, 60.1 más que Eckersley). En términos de dominio puro, Fingers tuvo 333 de EFE+ en su campaña de JMV.