DE LOS CAMPOS DE TEPATITLÁN, AL BEISBOL DE GRANDES LIGAS

DEPORTES

Zapopan, Jal. 6 agosto  2020 (Prensa Charros).- Las vueltas que da la vida: en 20 días, del 16 de julio al 4 de agosto, Humberto Castellanos pasó de estar en su casa, lazando caballos y cuidando el rancho de su familia, a lanzar en el mejor beisbol del mundo, la MLB.

Como si fuera una telenovela, Castellanos revela el momento y el lugar en que se enteró que lo iban a subir al equipo grande de los Astros de Houston, “la verdad que ni enterado estaba, cuando me dijeron que estaba en el roster ya estaba en el estadio y practicando y no tuve tiempo de asimilarlo, fue como media hora antes del juego”.

“Fue muy especial, tuve muchos sentimientos encontrados y aunque no era seguro que fuera mi debut ese juego, yo le hablé a mis papás y les comenté que sólo me faltaba el último empujoncito para estar arriba en la lomita”, confiesa el alteño.

A su vez, el hecho de no haber tenido acción, justamente, el día en que fue promovido al roster de los mejores 30 de los Astros, Castellanos González lo tomó como un handicap a su favor, pues aprovechó esa situación para platicar y convivir más con sus compañeros y cuando tuvo la oportunidad de lanzar, ya en Arizona, logró tener mayor confianza.

En sólo 20 días, la vida para el serpentinero de los Charros de Jalisco se modificó; si bien es cierto que ha tenido actuaciones destacadas en las sucursales de los Astros, no había estado nunca en el equipo grande, pero, curiosamente la lesión de Roberto Osuna otro mexicano y jugador de Charros, le abrió la puerta para cumplir el sueño de todos los Castellanos González.

“Fue algo soñado, jamás por la mente me pasó eso; cuando me regresaron la primera vez me sentía tranquilo y aunque estaba en el equipo de reserva, no me imaginé volver, estaba en mi casa y a la semana entrante estaba en Houston, no me lo imaginaba y es difícil de asimilar, son las vueltas que da la vida y muy contento y feliz de estar y ojalá que se sigan presentando oportunidades para aprovecharlas”

Siempre serio y con los pies en la tierra, tiene claro que, “lo difícil no es llegar, es mantenerse, yo estoy consciente de eso y créeme que cuando se me dé la oportunidad, trataré de hacer lo que sé, trabajar duro y lo demás, que sea lo que dios quiera”, afirmó

Los Astros de Houston son la organización que más mexicanos tiene en sus filas en las Grandes Ligas, situación que le brindó cobijo y apoyo a Humberto y explica lo que, tanto Osuna como José Luis Urquidy han hecho por él tras su llegada al equipo, “antes de lanzar no hablé con él (Osuna) pero si me dio algunas palabras, me brindó consejos, tips y se lo agradezco de corazón, tanto dentro del campo como fuera del mismo, cosas muy importantes que a uno le pasan internamente; Urquidy de igual manera, desde que llegué se portó a toda madre conmigo”.

Finalmente, el derecho de 22 años de edad asegura que, debutar en las grandes ligas no fue un sueño únicamente de él, sino de su padre y toda su familia pues, comparte, “todos nos esforzamos y hemos batallado para que, al final, todos disfrutemos los frutos y resultados”, concluyó.