¿CÓMO GANÓ EL CÁRTEL DE SINALOA LA BATALLA DE CULIACÁN?

COLUMNA HUÉSPED PRINCIPALES

By Francisco Cuamea …Es director del centro de datos e investigación Buró de Información Estratégica. Fue periodista del Grupo Editorial Noroeste, en Sinaloa, durante 16 años.

EEUU. 26 OCT. 2019. (the Washington Post).- El jueves 17 de octubre, durante al menos tres horas, la ciudad de Culiacán le perteneció por completo al Cártel de Sinaloa, aun cuando el alcalde de la ciudad y el gobernador del estado se encontraban ahí.

Los conocimientos logísticos, tácticos y de la geografía de la región fueron elementos que ayudaron al cártel a ganar la batalla contra las fuerzas federales, los cuales ha desarrollado desde sus inicios en el Siglo XX sin que el Estado mexicano haya podido detectarlos ni neutralizarlos.

La captura —y posterior liberación— de Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante encarcelado en Estados Unidos, Joaquín el Chapo Guzmán, provocó el jueves un enfrentamiento entre narcotraficantes y miembros de las fuerzas armadas mexicanas en la capital de Sinaloa que dejó un saldo de ocho muertos, 21 heridos y 49 reos prófugos de la cárcel de Aguarato.

Un análisis del operativo criminal para rescatar a Guzmán evidencia la forma en que el cártel ganó el control táctico del terreno, tras la operación fallida de las fuerzas federales que decidieron liberar a Guzmán y retirarse para, de acuerdo con la versión del Gabinete de Seguridad, evitar una tragedia peor.

Más allá de que las fuerzas federales estaban superadas en número por los civiles armados, como han aceptado las autoridades, también el cártel los venció en términos de logística militar. “Se desestimó el poder de convocatoria y la capacidad de respuesta de la organización criminal», dijo el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval.

El operativo federal se realizó en el Desarrollo Urbano Tres Ríos, en la zona norte de Culiacán que históricamente ha sido bastión del Cártel de Sinaloa.

Cuando los primeros productores de droga llegaron a Culiacán procedentes de la sierra de Badiraguato, en las décadas de los 40 y 50, se asentaron en Tierra Blanca, una colonia al norte de la ciudad que contaba con dos ventajas tácticas. La primera era que el río Tamazula la separaba del centro de la ciudad y, por lo tanto, del centro político-administrativo; sin embargo, el puente Cañedo —hoy llamado Miguel Hidalgo— le daba acceso seguro a él. La segunda, que desde esa zona tenían un camino directo hacia lo montaña, que se encuentra más al norte. Tenían un camino claro de entrada y uno de salida.

Hoy, ese mismo sector norte, detrás del río Tamazula, sigue siendo estratégico para el cártel y abarca más sectores que sólo Tierra Blanca, como Desarrollo Urbano Tres Ríos, una de las zonas de más alta plusvalía en Sinaloa, llena de plazas comerciales y sede de la Fiscalía General del Estado. El operativo no sólo se realizó en la ciudad sede del Cártel de Sinaloa, sino en el mero corazón de sus operaciones y sin entender la capacidad de respuesta de los sicarios.

La reacción de los grupos armados del cártel tras enterarse de la presencia de los policías militares y la Guardia Nacional fue formar anillos perimetrales mediante el bloqueo de los puntos de acceso de la zona —la cual conocen bien— con autos y camiones incendiados.

El reporte dado a conocer por la Secretaría de la Defensa Nacional informó de 19 bloqueos en las vialidades de la ciudad mediante la apropiación de 42 vehículos, dos de ellos propiedad de esa dependencia. El perímetro que delimitan ocho de estos sitios crea un anillo de tres mil 600 metros cuadrados cuyo centro es la zona donde las autoridades afirman que capturaron a Ovidio Guzmán.

Las fuerzas federales solo pudieron ganar y resguardar uno de los puntos de acceso de los nueve que hay en el área, el cual está ubicado en la avenida Universitarios, en el Jardín Botánico. Pero no fue suficiente.

Con este operativo los sicarios encerraron en ese perímetro no solo a los elementos federales que pretendían ser los captores —y terminaron siendo los capturados—, sino también a la población de Culiacán.

Además, bloquearon la autopista que va de la ciudad hacia el norte de Sinaloa a la altura de la caseta de cobro de la sindicatura de Costa Rica. También, de acuerdo con reportes oficiales y de la misma población civil, bloquearon la vía de salida hacia el sur y el camino hacia el pueblo llamado Mojolo.

Al ver estos bloqueos, estratégicamente colocados, podemos comprender que Culiacán fue tomado por el crimen organizado durante al menos tres o cuatro horas. No había otra autoridad en el lugar ni podrían haber ingresado refuerzos por tierra.

Lo ocurrido el jueves acentúa una incógnita y reclamo que por largo tiempo en Sinaloa le hemos hecho a los distintos gobiernos federales: ¿Por qué a pesar de la inversión millonaria por parte de las autoridades en armamento, así como dispositivos y tecnologías de vigilancia, información e inteligencia, el Cártel de Sinaloa ha crecido de manera exponencial? ¿Por qué no se le ha contenido?

La Secretaría de Gobernación, la de la Defensa Nacional y la Marina cuentan con análisis puntuales del modus operandi del cártel y los puntos vulnerables de Culiacán. Después de la derrota que sufrieron, deberían usarlos.