CARRANZA EN EL FUERTE Y SAN BLAS

‘Si me permiten hablar’. Crónicas de un locutor y periodista.

Por: Agustín Torres Sotomayor

Durante poco más de treinta años, la República Mexicana vivió un esquema de régimen liberal de carácter decimonónico, derivado de la dictadura de Porfirio Díaz, el cual se definía por una forma de gobernar basada en el poder omnímodo, el poder estaba concentrado en una sola persona; el Presidente de la República.

Esta manera de gobernar sin límites ni contrapesos, venia acompañada de la acción violenta y cruel del grupo cercano a Díaz al cual denominaron ‘los científicos’, que acaparó las actividades económicas más sustanciales y rentables, esto origino un descontento en la sociedad sinaloense, propiciando una actitud cada vez más decidida a emprender acciones de protesta que sumado a los brotes de inconformidad que surgieron en diversas regiones, labraron el camino para que naciera el movimiento antirreeleccionista encabezado por don Francisco I. Madero.

En el año de 1910 cuando Madero llego a  Culiacán, encontró signos de violencia oculta y un rencor político que aprovecho para integrar clubes anti reeleccionistas en Mazatlán, Culiacán y Angostura, desarrollando una eficaz propaganda contra el régimen de don Porfirio Díaz.

La lucha armada en Sinaloa, empezó en el medio rural, al estructurarse la guerrilla minero gambusina, la guerrilla ranchero vaquera y la guerrilla campesino labradora.

En 1911 la señorita Clara de la Rocha junto a su padre, el General Herculano de la Rocha, propietario del predio Los Algodones de Culiacán, protegidos por la arcada del puente Cañedo sobre el rio Tamazula, enfrentaron a los federales parapetados en el templo de la Catedral de Culiacán hasta que lograron su rendición.

Después los Rocha con un puñado de hombres, tomaron la Casa de Moneda, que estaba ubicada en lo que es hoy la calle Antonio Rosales.

El lunes seis de noviembre del año de 1911, don Francisco I. Madero asume la Presidencia de la República mientras que don José María Pino Suárez la Vicepresidencia.

El cargo lo ocuparon solo quince meses pues la tarde del sábado 22 de febrero de 1913, Madero y Pino Suárez son obligados a renunciar y fueron aprehendidos, siendo trasladados a la penitenciaria de Lecumberri, durante el trayecto el vehículo que los trasladaba fue atacado muriendo ambos personajes.

En la Presidencia de la República toma protesta el traidor Victoriano Huerta.

Fue don Venustiano Carranza, Jefe del Ejército Constitucionalista quien se alzó en armas para derrocar a Victoriano Huerta.

En Sonora nombro al General Álvaro Obregón, Jefe del Ejército del Noroeste, el objetivo estratégico era tomar la ciudad de Culiacán, ya que por ella pasaba el ferrocarril sud-pacifico, vía importante para el desplazamiento de tropas revolucionarias.

Rumbo a Chinobampo

El martes nueve de septiembre del año 1913, el General Venustiano Carranza salió de la ciudad de Parral, Chihuahua con un ejército de 150 revolucionarios.

El varón de Cuatro Ciénegas cruzo a caballo caminos y veredas de la sierra madre occidental hasta llegar a Chinobampo, El Fuerte, la tarde del viernes 12 de septiembre de 1913.

Carranza ordena a la tropa hacer una parada para descansar esa noche en el lugar que actualmente se conoce como La Carrera, muy cerca de ‘El Chorro’, la cascada que los proveería de agua.

Luego ordeno que trajeran diez mujeres del pueblo de Chinobampo para que prepararan comida para los más de 150 revolucionarios.

La primera en anotarse fue la señorita Cleofas Camez, quien reclutó al resto de las mujeres.

Esa tarde se sacrificaron tres reses para alimentar a la tropa y se construyeron seis hornillas.

El Fuerte de Montesclaro

El sábado 13 de septiembre a las cinco de la tarde, el General Venustiano Carranza hizo su entrada triunfal a El Fuerte de Montesclaros, ni Favián Cota ni Bismarck  Orduño, ex dirigentes de la Asociación Ganadera de El Fuerte juntaron tantos jinetes en sus cabalgatas como el revolucionario de Cuatro Ciénegas, Coahuila.

Los fuertenses salieron de sus casas para vitorear a los revolucionarios.

Carranza amarró su caballo en el hotel ‘Diligencias’, que fue propiedad de la profesora Luz Enriqueta Ibarra de Tirado ‘La Minini’ y hoy convertido en el hotel ‘La Choza’ es propiedad de Jaime Serrano.

Con una pequeña comitiva, se enfiló rumbo al salón de Cabildo del histórico palacio municipal.

Ahí recibió a Carranza el Prefecto del Distrito de El Fuerte un señor de apellido Vega mientras que afuera de palacio se reunían cientos de fuertenses, ávidos por saber quiénes eran aquellos personajes.

El Gobernador Constitucional del Estado don Felipe Riveros Pérez no fue informado del arribo de Carranza y su tropa al pueblo fundado por el conquistador Francisco de Ibarra.

El General Venustiano Carranza dirigió un mensaje desde el balcón central de palacio municipal invitando a la ciudadanía a sumarse al movimiento constitucionalista, el que despertó la emoción de la gente fue don Octavio Campero quien encendió a la muchedumbre con un apasionado discurso.

Don Venustiano Carranza durmió esa noche en El Fuerte en la hacienda que fuera primero propiedad de la familia de la Vega, después de los Ibarra y actualmente es el majestuoso hotel ‘Posada del Hidalgo’ de don Roberto Balderrama.

Una de las habitaciones tiene una placa que inmortalizó la histórica visita.

El lunes 15 de septiembre de 1913, el General Venustiano Carranza llego a San Blas, la rielera población tenía una riqueza económica superior a la de El Fuerte y Ahome, gracias al ferrocarril Kansas City.

Don Venustiano Carranza se alojó en el famoso Hotel Pérez, propiedad del Coronel Francisco Pérez Sánchez, abuelo de los empresarios radiodifusores Ing. Manuel Francisco Pérez Muñoz y la señora Sandra Pérez Muñoz.

El grito de Independencia

Ese lunes desde el balcón central del Hotel Pérez de San Blas, ante más de un centenar de sanblaseños, el General don Venustiano Carranza, Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, encabezo la ceremonia del Grito de Independencia, el próximo mes de septiembre, se cumplirán 109 años de ese histórico acontecimiento que enorgullece a San Blas.

Don Venustiano Carranza tomo protesta como Presidente de la República el viernes 14 de agosto de 1914 y culminó su periodo el lunes 30 de abril de 1917.

Fue en su administración cuando El Fuerte de Montesclaros pasa de ser Prefectura, a municipio libre y soberano del Estado de Sinaloa el jueves 08 de abril de 1915, siendo Gobernador del Estado don Manuel Rodríguez Gutiérrez.

Oído por casualidad

En la historia política del Estado de Sinaloa hay un antes y un despues de la Quincuagésima Novena Legislatura (LIX).

El Presidente de la Comisión de Hacienda fue Mario Zamora Gastélum, hubo dos Presidentes de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO); Francisco Javier Luna Beltrán y el Diputado Fernando Zapien Rosas.

Alejandro Higuera Osuna fue Secretario de esa Comisión y Juan Figueroa Fuentes  Vocal.

Ha sido sin duda, la Legislatura más productiva, la que tuvo las más reconocidas figuras políticas de los diversos partidos y la que más produjo candidatas y candidatos a puestos de elección popular de todas las fuerzas políticas.

Era el segundo y último tercio del sexenio del Gobernador Jesús Aguilar Padilla y entre los Diputados más sobresalientes figuraron el mismo Mario Zamora, Fernando Zapien, Juan Figueroa, Joaquín Vega, Aarón Verduzco, Diva Hadamira Gastélum, Vicente Galáz, Gonzalo Camacho, Noé Contreras Avendaño, Sergio Torres Félix, Ricardo Hernández, Jesús Alfonso Lafarga, Alejandro Higuera, Jesús ‘chuy’  Valdez, Irma Tirado, Gloria Himelda Félix, Cresenciano Espericueta, José Luis Vázquez Borbolla, Ana Menchaca, Roberto Gastélum, Yudit del Rincón, Sadol Osorio, Carlos Ramón Lizárraga, Adolfo Beltrán, Celia Catalina Frank, Juan Manuel Figueroa Fuentes y la actual Secretaria de Educación Pública Graciela Domínguez que hacia su debut en política.

Le robaron los huevos al águila

El jueves 21 de mayo se celebraba una Sesión Ordinaria.

A los Diputados Locales del PRI les llego la información que el Diputado Juan Figueroa Fuentes, Presidente de la bancada del PRD presentaría una iniciativa de juicio político contra el Gobernador Jesús Aguilar Padilla.

En un receso de la Sesión, los Diputados priistas Noé Contreras,  Fernando Zapien, Aarón Verduzco y Joaquín Vega Acuña se acercaron a la Curul del Diputado Juan Figueroa Fuentes.

Los Legisladores eran adversarios dentro del Palacio Legislativo, pero fuera de él, todos cultivaban una amistad muy cercana, independientemente de sus convicciones partidistas.

Juan Figueroa Fuentes, nacido en El Cubilete, Guasave, era Presidente de la bancada del PRD que solo estaba formada por él y por la Diputada Graciela Domínguez Nava, la que por cierto, no le tenía ni un centímetro de simpatía.

‘Le caía gordo hasta en la pared de enfrente’, no lo podía ver ni en pintura, lo toleraba nada más.

En el momento del receso, durante las bromas pesadas que repartían los Legisladores del PRI con Juan Figueroa llego Graciela Domínguez para consultar algo en secrecía.

La oportunidad fue aprovechada por el Diputado Noé Contreras de Mocorito quien tomo la carpeta que contenía la denuncia de juicio político contra Aguilar Padilla sin que el de El Cubilete se diera cuenta.

Noé Contreras se la paso a Aarón Verduzco, Diputado por Sinaloa de Leyva y este desapareció sin dejar huella.

Hizo leva

Cuando se retiró la Diputada Graciela Domínguez, la animada charla entre los legisladores continúo.

Cuando Juan Figueroa Fuentes subió a Tribuna para pedir juicio político contra el Gobernador del Estado, al buscar entre las tres carpetas que llevaba, se dio cuenta que le faltaba esa, encolerizado solo atinó a decir

‘Iba a presentar una petición de juicio político contra el Gobernador del Estado Jesús Aguilar Padilla pero me robaron la carpeta donde tenía los documentos que iba a presentar, misteriosamente se perdió, seguramente la robaron los priistas, ¿quién más? Exclamo.

Dos horas después en un restaurante ubicado a la salida de San Pedro rumbo a la carretera costera, Figueroa Fuentes y el resto de los Diputados del PRI reían de la travesura legislativa.

Al de Cubilete le quedo una duda que nunca pudo aclarar.

¿Fue Graciela Domínguez un distractor como parte del plan de los priistas?