AÍDA CUEVAS ACUSA A SU HERMANO CARLOS DE GOLPEADOR.

ESPECTÁCULOS

Declaró ser víctima de violencia por parte del cantante, con quien sostiene un pleito legal.

CIUDAD DE MÉXICO. En nombre del feminismo Aida Cuevas declaró que fue víctima de violencia y bullying por parte de su hermano Carlos Cuevas con quien desde hace varios meses sostiene un pleito legal.

Todo comenzó desde que la cantante vernácula envió una carta a su hermano en la que le pedía que se abstuviera de hacer públicos comentarios burlescos acerca de ella o sus hijos. La carta que después se hizo pública fue motivo de una demanda que interpuso él acusándola de haber revelado sus datos personales (dirección) y de ser la autora de fuertes amenazas contra él.

Ahora, la intérprete de «El pastor» declaró que se trata de una campaña para desprestigiarla y molestarla como su hermano lo ha hecho durante gran parte de su vida.

«Tengo que alzar la voz ahora que tenemos que defender el género, no podemos dejarnos así sea tu padre, tu hermano, tu hijo, no puedes permitir la violencia y que te quieran involucrar en cosas amorales», afirmó Aida Cuevas en el programa Ventaneando.

Asimismo, acusó a su hermano de estar involucrado en problemas de faldas, vicios y violencia durante varios años, esa es la razón por la que realmente se alejaron, según cuenta, y no como él declaró, por haber dicho que «no le constaba que Juan Gabriel le había pedido matrimonio a Aida».

Con un silencio afirmó que recibió golpes por parte de Carlos mientras él estaba bajo el efecto del alcohol y que incluso fue capaz de querer golpear a su papá dos años antes de que falleciera.

«Estaba mi madre ya muy grande, mi padre tenía 80 años y pues él llegó a embestirlo como toro y a tratárselo de quitar porque él iba mal, no estaba en estado de sobriedad», contó.

La cantante aseguró que lamenta que este problema familiar se haya tenido que hacer público, pero ahora más que nunca sostendrá la demanda por daño psicológico y de honor.

«Le ayudé hasta donde pude, yo lo lleve a ‘Siempre en Domingo’, yo lo presentaba, le ayudé a comprar su primer carro, lo que tienen que hacer los hermanos cuando hay un amor que dices tú ‘no quiero nada a cambio’, pero que te agredan de esta forma, te humillen y te violenten… por eso tomé la determinación de pedirle al licenciado Pous (Guillermo Pous) que me ayudara, porque si a mis padres en vida no los respetó, a quién va a respetar».