ACUERDA OPEP RECORTE DE 10 MILLONES DE BARRILES A LA PRODUCCIÓN GLOBAL

EL MUNDO PRINCIPALES

México, en desacuerdo, dejó la negociación sin firmar el documento.

Viena, Suiza. 10 abril 2020.-  La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) confirmó que el jueves se logró un acuerdo entre casi todos los países petroleros para reducir en 10 millones de barriles la producción global de crudo a partir de mayo, pero que México dejó la negociación y no formó parte de los firmantes, aunque la entrada en vigor del acuerdo tal como quedó establecido depende de la aprobación de este país.

El trato «fue acordado por todos los países productores de petróleo OPEP y no OPEP que participan en la Declaración de Cooperación, con la excepción de México, y como resultado, el acuerdo está condicionado al consentimiento de México», especificó la OPEP.

El punto más importante del acuerdo fue ajustar a la baja la producción total de petróleo crudo de los participantes en 10 millones de barriles diarios a partir del 1 de mayo de 2020, por un período inicial de dos meses que concluye el 30 de junio de 2020.

Para el período posterior de seis meses, del 1 de julio de 2020 al 31 de diciembre de 2020, el ajuste total acordado será de 8 millones de barriles por día y seguirá un ajuste de 6 millones de barriles diarios durante un período de 16 meses, del 1 de enero de 2021 al 30 de abril de 2022.

La base para el cálculo de los ajustes es la producción de petróleo fue tomada de octubre de 2018 para todos los países, a excepto los líderes de los grupos OPEC y no alineados, respectivamente, o sea Arabia Saudita y Rusia, a quienes se estableció una referencia de 11 millones de barriles por día.

El acuerdo será válido hasta el 30 de abril de 2022, sin embargo, la extensión de este acuerdo será revisada durante diciembre de 2021.

Para ello, se reafirmó la Declaración de Cooperación firmada el 10 de diciembre de 2016 y respaldada en reuniones posteriores; así como la Carta de Cooperación, firmada el 2 de julio de 2019.

Finalmente, los países acordaron reunirse nuevamente vía remota el próximo 10 de junio para determinar acciones adicionales, según sea necesario para equilibrar el mercado.

La cuota de México para llegar a esta reducción conjunta de 23% en la producción global implicaba reducir en 400,000 barriles diarios la extracción nacional.

La titular de Energía, Rocío Nahle, publicó en Twitter al concluir la reunión y luego de múltiples versiones de que abandonó las negociaciones, que México estaba dispuesto a cooperar con una reducción de la producción 100,000 barriles diarios los próximos dos meses, para dejarla en 1.681 millones de barriles diarios.