ESPECTÁCULOS PRINCIPALES

“ANTES NO PODÍAS NI HABLAR, NO DEJABAN”: EUGENIA LEÓN.

Recuerda que ha vivido en carne propia la censura con su profesión.

CIUDAD DE MÉXICO. – Eugenia León piensa que viene una oportunidad muy buena para los ciudadanos en términos de libertad de expresión.

«Antes no podías ni hablar. No entiendo eso de que ´no dejan hablar´ ¡Si habla todo mundo! Si todo mundo dice lo que quiere decir».

De lo que está consciente es de que existen movimientos de represión que están abajo del tema del estado, pero señala que son amenazas y agresiones que se van a resolver.

«No se puede dejar que esos grupos tomen fuerza otra vez de ninguna manera, hay que acotarlos; no se puede decir: ´eliminar´ porque sería meternos otra vez en un tema muy espinoso, pero acotarlos y tener cada uno en nuestra vida cotidiana una serie de preceptos que nos harían la vida mucho más feliz, más tranquila y una de las cosas es ´no hagas lo que no quieres que te hagan a ti´, para empezar».

En entrevista con EL UNIVERSAL recuerda que ha vivido en carne propia la censura directamente con su profesión: la música.

«Perdía trabajos. Incluso todavía en la campaña anterior estábamos ya prácticamente contratados para algunas cosas en algunos estados y el hecho de haber estado en lo del Presidente se volvió consigna de: ´no la contraten´ y así es, eso me ha pasado».

Eugenia piensa que es necesario apaciguar a México en cuanto a la violencia y crear una cultura de paz.

«De repente nos espantamos pero las cosas van a llegar a buen puerto porque es la mayoría la de la gente que lo quiere, porque ya no son los 70, no son tiempos de acallar la libertad de pensamiento y la libertad de prensa con un amago, una desaparición, una amenaza, ya el país no está para esas cosas, estamos queriendo otra y la estamos construyendo entre todos y todas».

La nominada al Latin Grammy a realizarse el 19 de noviembre, en donde compite en dos categorías: Álbum de música norteña y de Ranchera/mariachi gracias a su Vol. 1 y 2 de A los 4 vientos, reflexiona sobre la libertad de expresión.

¿Cómo ves el estado actual de la libertad de expresión?
Por parte del estado se abrieron canales que no lo estuvieron durante décadas. Como todos los procesos abres la llave, sale el agua, a veces turbia, a veces llena de rastros, hasta que va saliendo un agua limpia y eso se llama la libertad de prensa, de opinión, en donde se clarifiquen los intereses y que la gente hable de corazón y pensamiento lo que quiere y desea de México, no nada más aleccionados por alguna idea o religión de lo que debe ser. Si abrimos el pensamiento, si nos permitimos escucharnos los unos a los otros, creo que va a cambiar mucho el panorama».

¿Actualmente se critica más al presidente?
Críticas fuertes hacia todos los sexenios y todos los presidentes siempre las hubo, lo que pasa es que lo que expresa la libertad de prensa que hoy vivimos es que como no se usa el tema «chayote» y no hay consignas de ningún tipo, la gente hace y dice lo que quiere.

De repente se van a excesos, como pedir la muerte de alguien, cosa que se me hace gravísima, porque puedes tener adversarios, pero ¿cuál es la democracia que se quiere si vamos a lapidar al que está haciendo un esfuerzo? Todos estamos haciendo un esfuerzo, a lo mejor no pensamos igual y a lo mejor hay gente que sí sabe que está comerciando con fake news y dicen cosas que van creando un eco, una molestia, una basurita, una mosca en la leche, un algo que molesta en la sociedad porque de repente empiezan a dudar de por qué votó pensando que las cosas… De repente creo que nos comportamos un poco como menores de edad de: ´es que yo quería que fuera ahorita´, y dices ¿cambiar? Sí se están cambiando un montón de cosas pero el asunto también es ¿cambiamos nosotros?».