HAY QUE ASUMIR QUE ESTAMOS MATANDO A SERES HUMANOS, ME DIJO KUMATE.

Columna Huésped: LA TEORIA DEL CAOS. Por Hugo Páez

CDMX.  7 mayo 2018.-  Una tarde de abril platiqué a fondo las condiciones y contradicciones éticas que gravitan el aborto, llamado interrupción del embarazo por Marcelo Ebrard Casaubón, una forma de descafeinar el tema. Mi interlocutor de lujo, directo, sin ambages, de conciencia científica en el tema, era el doctor Jesús Kumate Rodríguez.

El tema ético carece de futuro a nivel nacional, simplemente porque los candidatos presidenciales Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya Cortés, José Meade Kuribreña, Margarita Zavala Gómez del Campo y Jaime Rodríguez Calderón, están totalmente contra el aborto, pero la corrección política los obliga a respetar las leyes capitalinas, nada más, ni un milímetro más.

Desde esta perspectiva, todos son conservadores, pero temerosos de confesarlo.

Codo a codo con Jesús Kumate, esa tarde del 2007 en la casa de Don Pancho Galindo, charlé durante largas horas de sobremesa -en otras reuniones lo volvería a hacer- pero en esa en especial, estábamos en la agenda del debate que polarizó a sectores LGBTTTI, la Iglesia, los partidos PRD, PAN, PRI, Verde Ecologista y PT.

Pero el doctor Jesús Kumate Rodríguez no tenía pelos en la lengua. Le pregunté: ¿En qué momento se gesta el ser humano? responde: “En el momento de la concepción, NO tengo duda, lo he estudiado en comités de bioética, con científicos en contra y a favor del tema, y llegue a la conclusión de que se está legalizar el aborto antes de cumplir las 12 semanas con información bioquímica y datos del ADN que indican la formación de vida humana”.

¡Durísimo..! pensé, y pregunté ¿qué hay del derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo..? responde: “Ese es otro tema, de libertades y derechos, y de legalizarse (como se hizo) hay que asumir que estamos matando a seres humanos”.

El pensamiento de Kumate estaba muy por encima de adular al público, de agradar al auditorio o de ir con la vanguardia de la ciudad de las libertades, que en un intento por simular, llamó al aborto ‘interrupción del embarazo’.

A diez años de distancia parece un tema paralizado, políticamente postergado, sin futuro próximo, donde cinco de los cinco candidatos presidenciales se confiesan anti abortistas.

Le pregunto al sinaloense ¿Estás a favor de la penalización del aborto..?, responde: “NO con las penas de cárcel que tiene en estos momentos” y da un giro: “es un problema de salud pública, no de leyes, por ejemplo, la figura jurídica de ciudadano es al nacimiento, y eso conlleva a otros problemas éticos”.

Diez años atrás, la Asamblea Legislativa era un hervidero de pasiones la promoción de Marcelo Ebrard a la ‘interrupción del embarazo’, el ahora miembro del primer círculo de López Obrador, quien desde el Palacio del Ayuntamiento del 2000 al 2005, el periodo anterior a Ebrard, bloqueó cualquier intento de legalizar el aborto y los matrimonios de parejas del mismo sexo. Así las incongruencias en el grupo variopinto.

La lucha antiaborto de la Iglesia Católica y el Frente Nacional por la Familia provocó la rabia de Ebrard Casaubón y demandó ante la autoridad electoral y la judicial al vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar Romero y al cardenal y Arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez. Un caso que aún no termina.

En el 2007, el presidente de los abogados católicos, Armando Martínez presentó 36 mil firmas contra el aborto en la IV Asamblea Legislativa del DF presidida por el perredista Víctor Hugo Círigo, quien en su momento pidió al cardenal Norberto Rivera Carrera que retirara la amenaza de excomunión para los legisladores que votaran la ley. El catolicismo en la izquierda mexicana es ancestral.

Aquella tarde en casa de las Galindo -excelentes anfitrionas a las que llegué a querer como hermanas, María Elena, Tina, Francisco y Arturo (+)-, Kumate me pregunto: “Bueno y tú qué piensas de todo esto, paisano”, le respondí: “yo soy tomista (Tomás de Aquino) mi querido doctor, busco la verdad donde se encuentre, por eso le pregunto a al ex secretario de salud, al científico, al doctor de alta calidad ética, por eso te pregunto a ti, tu eres creyente católico, yo soy ateo”. Sonrió.

Una de esas tardes, Don Pancho Galindo Ochoa reflexionó con sus comensales, entre los que estaba Manlio Fabio Beltrones, coordinador del PRI en el Senado, sobre lo justo que sería otorgarle la medalla Belisario Domínguez al doctor Kumate. Fue una agradable sorpresa para todos los que estábamos sentados a la mesa, que el 6 de octubre del 2006 se le entregara el galardón, con el aval del coordinador del PRD Carlos Navarrete Ruíz y el del PAN José González Morfín.

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion