GOLPE DE ESTADO A LOS ESTADOS Y A LA SUPREMA CORTE

Columna Huésped: LA TEORIA DEL CAOS. Por Hugo Páez

CDMX. 3 agosto 2018.-  Es tan clara la intención de tomar el control de los estados desde el gobierno federal, que los gobernadores no alineados con Andrés Manuel López Obrador tendrán  que formar una sub federación alterna a la CONAGO para consolidar la resistencia.

Los primeros pasos se escuchan en Jalisco con el gobernador electo Enrique Alfaro Ramírez, pero está el antecedente de Javier Corral Jurado en Chihuahua, embestido por la presidenta de Morena Yeidckol Polevnsky y denostado en la campaña presidencial por Andrés Manuel López Obrador.

Este miércoles Héctor Aguilar Camín lo llamó “El futuro gobierno y la captura regional”, dos semanas antes, en este espacio escribí: “Retrocede el federalismo y avanza el absolutismo: AMLO expulsa a gobernadores de sus paraísos” (http://ow.ly/PVwZ30ldOhY 14/jul/2018) con pasos decisivos para limitar a los gobernadores con miras en las elecciones del 2021, donde se juegan 15 gubernaturas y podría cambiar la configuración de la Cámara de Diputados por el natural desgaste del ejercicio de Morena en el primer trienio.

La postura del gobernador electo de Jalisco, Martín Alfaro, es no permitir intermediaciones con el futuro presidente de la república, esa intermediación trae el veneno en la figura del ex candidato de Morena a la gubernatura Carlos Lomelí, derrotado por Alfaro, que tendría el control de recursos y mecanismos para dilatarlos, acelerarlos o mermarlos, con evidente propósito de control central y electoral.

En una entrevista con Carlos Puig, Alfaro declaró: “Aquí no va a haber ni sometimiento y mucho menos miedo, aquí vamos a gobernar con dignidad, en este estado yo sí espero poner un ejemplo de cómo se debe gobernar con dignidad, de cómo se deben defender los intereses de tu estado ante la Federación, no en un ánimo de confrontación, pero sí en un ánimo de cumplimiento cabal del pacto federal”.

La fuerza económica, demográfica y geográfica de Jalisco la convierte en territorio propicio para detonar la resistencia contra la imposición de la federación con miras al empoderamiento de la CONAGO en el 2021.

Como es de esperarse, el veneno se repite en todos los coordinadores o procónsules designados por Andrés Manuel en los estados para la toma del control total que va contra la naturaleza de la autonomía jurídica de estados y municipios.

Sin embargo, la estrategia del control total pasa por la Creación de un Tribunal Constitucional, propuesta que ventiló Porfirio Muñoz Ledo en una entrevista con El Universal, que estaría por encima de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de Luis María Aguilar, así los tres poderes estarían a disposición del Ejecutivo, a partir de la mayoría de Morena en la Cámara de Senadores y de Diputados.

El sufragio que llevó a López Obrador a la presidencia de la República es igual de legítimo que el sufragio de un alcalde un gobernador o un legislador, motivo por el cual no se justifica violentar la autonomía de los territorios legítimamente sufragados.

Desde esta perspectiva, la presidencia de la República no es un nivel superior a cualquier otra entidad legítimamente votada, por lo tanto, el intento de Golpe de Estado a los estados, a través de estos coordinadores, tendría que ser neutralizado en pro del Estado de Derecho, acciones preventivas para cerrarle el paso a la creación del Tribunal Constitucional, un poder superior al de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de Luis María Aguilar, con el propósito de someter a los tres poderes, el Legislativo prácticamente está tomado por Morena y sus aliados.

El tema de fondo es evitar el deterioro de equilibrios, de contrapesos, y la concentración de poder en una sola persona y los riesgos evidentes de la intención que apuntan a neutralizar la democracia en México, cada vez más cerca de la democracia liberal.

La toma absoluta del poder tiene las prisas por aprovechar el gran capital político de la victoria contundente en las urnas, antes del desgaste natural por los yerros y el ejercicio del poder.

De hecho, la crisis por el nombramiento de Manuel Bartlett Díaz en la Comisión Federal de Electricidad es una muestra del interés del obradorismo por etiquetarla como la resistencia de la derecha al cambio, como una guerra entre ‘fieles e infieles’ a López Obrador.

Los temores al pronto deterioro están bien fundamentados en la difícil tarea de dar solución a los grandes problemas que prometieron solución a partir de tesis de pizarrón, uno de ellos, la pacificación del país.

De acuerdo a las proyecciones y estrategia de Alfonso Durazo, en 180 días se revertiría la tendencia del crimen organizado, pero apenas hasta el 2021 se estaría probado la eficacia de la metodología implementada.

Con esa agenda, la inseguridad evolucionará en metástasis de cáncer terminal precisamente en la elección federal intermedia, donde además se juegan 15 gubernaturas, casi la mitad del territorio nacional,  Aguascalientes – Martín Orozco (PAN), Baja California Sur – Carlos Mendoza Davis (PAN), Campeche – Alejandro Moreno (PRI), Chihuahua – Javier Corral (PAN), Colima – José I. Peralta, Guerrero – Héctor Astudillo (PRI), Michoacán – Silvano Aureoles (PRD), Nayarit – Antonio Echevarría (PAN), Nuevo León – Jaime Rodríguez (independiente), Querétaro Francisco Domínguez (PAN), San Luis Potosí – Juan M. Carreras (PRI), Sinaloa – Quirino Ordaz (PRI), Sonora – Claudia Pavlovich (PRI), Tlaxcala – Marco Mena (PRI), Zacatecas – Alejandro Tello (PRI).

El golpe de Estado a los estados y a la Suprema Corte, para tomar el control de los tres poderes, es la medicina preventiva para la continuidad de Morena en el 2024.

 

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion