EN PUERTA GOLPE ELECTORAL DE VIDEGARAY, MEADE Y TRUMP CON TLCAN

CIUDAD DE MÉXICO, 23FEBRERO2017.- El día de hoy los equipos de trabajo de los gobiernos de México y Estados Unidos sostuvieron una reunión de Alto Nivel en la Secretaria de Relaciones Exteriores, para revisar temas de la relación bilateral, con el propósito de dar seguimiento a lo acordado por los Presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump, en su última conversación telefónica, celebrada el 27 de enero pasado. La delegación de México fue encabezada por el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, con la participación de los Secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña. A su vez, la delegación estadounidense fue encabezada por el Secretario de Estado, Rex Tillerson, participando también el Secretario de Seguridad Interna, John Kelly y la Embajadora en México, Roberta Jacobson.FOTO: SRE /CUARTOSCURO.COM

Columna Huésped: LA TEORIA DEL CAOS. Por Hugo Páez

CDMX. 30 Nov. 2017.-  Un día después de concluir la Quinta Ronda de Negociaciones del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) el 21 de noviembre en México, y como cerebro de la candidatura de José Meade Kuribreña, Luis Videgaray Caso adelantó el destape, entusiasmado por los fuertes amarres entre el equipos de Ildefonso Guajardo y Kenneth Smith, con su contraparte de EUA encabezada por Robert Lighthizer.

En realidad se trató de un acuerdo con tintes electorales entre Videgaray, Jared Kushner, yerno de Donald Trump, y el Secretario de Hacienda, Meade Kuribreña, que emocionó al titular de Relaciones Exteriores en la reunión con embajadores, y en consecuencia le ganó el regaño del presidente Enrique Peña Nieto al provocó la ‘crisis de los despistados’.

Pero todo estaba amarrado, la crísis duró unas horas y el lunes llegó la unción del candidato presidencial del PRI, sin embargo, en la American Chamber of Commerce (AmCham) de Mónica Flores Barragán celebraron por anticipado a Meade Kuribreña y el golpe electoral en ciernes, con la presentación de grandes acuerdos para México, sea lo que eso signifique, y con un gran potencial de lucro electoral en la campaña del 2018.

Hasta el momento se tiene programada una ronda técnica del TLCAN a mediados de diciembre, pero entre el 21 de enero, justo en el registro de candidatos a presidente de la república, Justin Trudeau recibirá a los negociadores de EUA y México en Canadá, donde Videgaray prepara el golpe.

La gran expectativa del gobierno de Enrique Peña Nieto y el PRI de Enrique Ochoa Reza es cimentar la idea de la garantía de estabilidad de Meade Kuribreña que pide Donald Trump. La historia de los debates registra momentos difíciles en la negociación, aún cuando se conoce como una táctica usual de Donald Trump, pero esos obstáculos dramáticos, que incluyen twitters agresivos del presidente de los Estados Unidos, han servido para fabricar un escenario de victimización y con pocas expectativas, donde lo ganado tendrá grandes reflectores en momentos de incertidumbre por la transición sexenal, y donde el candidato del PRI será ‘garantía’, como lo dijo Videgaray en la reunión con embajadores: “Yo garantizo a Pepe Meade”, para continuar la relación comercial con Estados Unidos “Que tantos beneficios ha traído a México”.

El Secretario de Relaciones Exteriores es la fuerza del acuerdo, el cabildero que se mueve con libertad en La Casa Blanca y las oficinas de Washington del Secretario de Estado Rex Tillerson y los puntos claves del Capitolio dominado por mayoría republicana, donde Mitch McConnell marca la directriz conservadora propuesta a endurecer los términos del TLCAN, o de plano suprimirlo.

No obstante las previsiones que toma Luis Videgaray, siempre existirá el factor de riesgo llamado Donald Trump, y el juego de intereses del premier canadiense Justin Trudeau, sin embargo, el PRI y Videgaray necesitan ese golpe mediático del TLCAN para disparar la popularidad y posicionamiento de su candidato, aún cuando después del día de las urnas se reajusten birlos previamente acordados con Trump y Kushner.

¿Qué cederá México para lograr un acuerdo en el calendario electoral..? Es una interrogante que habrá que escrutar a detalle, sobre todo lo maquillado con ‘letra chiquita’, lo de NO fácil identificación.

En la trama, el ex director de Pemex José Antonio González Anaya entra al relevo del papel importante que dejó Meade en esta estrategia. Al darle posesión de la Secretaría de Hacienda, el presidente Peña lo instruyó a “Seguir las pautas de José Meade en las variables macroeconómicas que dan estabilidad a México”. El eficiente amigo del candidato, parte nodal del equipo de Videgaray que desplazó a Emilio Lozoya Austin de Pemex, está presto a cubrirlo.

Sin embargo, los términos en que se dé el golpe mediático deben ser aceptables, ya que estará en la zona de guerra de Andrés Manuel López Obrador, como principal crítico de la “Relación cortesana y entreguista del gobierno de Peña con Trump”, y también bajo el escrutinio milimétrico que mantiene Ricardo Anaya Cortés en este tema.

En proyectos con un alto nivel de entropía como este, no están permitidas las campanas al vuelo, por anticipado, cualquier movimiento mal interpretado por alguna de sus partes lo puede complicar o bloquear, pero todo indica que Videgaray tomará el control maestro, con Meade al frente