AMENO CONCIERTO OFRECE EN CASA ACHOY EL GUITARRISTA FRANCISCO BIBRIESCA

Invitado por la SEPyC, inició su 18ª gira mundial “En cada lugar 2018”

Culiacán, Sin. 12 feb. 2018.-  Un programa ameno, seleccionado “no por lo fácil o lo difícil de las piezas sino por las emociones que provocan”, ofreció el guitarrista sinaloense Francisco Bibriesca al presentarse el pasado viernes por la noche en el Centro Cultural del Magisterio “Agustina Achoy” (Casa Achoy), invitado por la Secretaría de Educación Pública y Cultura, en cuya representación estuvo Uladimir Valdez Pereznuñez, subsecretario de Educación Básica.

Con este concierto, el virtuoso de la guitarra clásica puso en marcha su 18ª gira mundial  “En cada lugar 2018”, con piezas de autores de Argentina, Australia, Costa Rica y de México (uno de ellos de Sinaloa), en las que usó de toda su habilidad creativa para brindar una noche relajante, amena, con un público expectante y que escuchó con respetuoso silencio cada una de las interpretaciones.

El guitarrista, quien inició en el año 2000 su serie de giras anuales, durante las cuales ha ofrecido mil 700 conciertos en numerosas ciudades del mundo, algunos acompañado con las mejores orquestas sinfónicas, ilustró cada pieza con comentarios alusivos en los que dijo que él no elige las piezas con base en su sencillez o su complicación técnica sino por las emociones que provocan.

De este modo, interpretó la “Canción de cuna”, de Richard Charlton (Austria), la cual dedicó a uno de sus hijos; para seguir con “Tres piezas rioplatenses”, del argentino Máximo Pujol, que integran los movimientos “Don Julián”, “Septiembre” y “Rojo y negro”, y “Shee bheg , shee mor”, de Turgo D’Carolan (de Irlanda), la cual tuvo la enorme satisfacción de tocar ante Cristina Pacheco, en uno de sus programas.

Continuó con “La blanca sonrisa de Valeria”, del mexicano Fabián Coronado, recia en sus percusiones; y “Tres piezas para que regreses”, del sinaloense Marco Vinicio Camacho, integrada por las escenas “Recuerda siempre nuestros sueños”, “Nunca te volveré a fallar” y “Ojalá el mundo fuera perfecto”.

Cerró fuerte con la pieza “Pasaje abierto”, de Edin Solís (Costa Rica), integrada por los movimientos “Preludio” y “Danza”, la cual fue rubricada con una salva intensa de aplausos.