A LOS PIES DE AMLO: LOS RIESGOS DEL EXCESO DE PODER Y LA RENUNCIA A LA CRÍTICA

Columna Huésped: LA TEORIA DEL CAOS. Por Hugo Páez.

CDMX. 6 julio 2018.-  Nocivas las implicaciones de la rendición de un grupo de empresarios a Andrés Manuel López Obrador, mediante un video-mensaje vergonzoso (http://ow.ly/Ygut30kPLGg) que ya provocó el escarnio con otro video graciosamente reeditado.

Nocivo porque la nueva postura implica la renuncia a la crítica puntual y asertiva sobre las decisiones del nuevo gobierno. Un ejemplo que aclara esto es la tibia reacción a la declaración de incertidumbre sobre el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, hecha por el próximo titular de la SCT Javier Jiménez Espriú; otro es la continuidad del gasolinazo disfrazado de indexación, a contracorriente de la promesa de campaña.

Nocivo porque exhibe el verdadero interés empresarial de ‘la lucha por México’: el cierre de filas para mantener privilegios. En la campaña hicieron todo lo posible para impedir la llegada del candidato de Morena a la presidencia de la república, pero el hecho del fracaso no implica la renuncia a la dignidad, con el propósito de ser perdonados.

El virtual presidente electo logró la transformación a priori, pero de las conciencias de sus más acérrimos opositores, a los que llamó rapaces, corruptos, ahora aterrados y obligados a reaccionar por instinto de supervivencia y adaptación, mediante la escenificación de la rendición documentada en el vídeo-perdón.

López Obrador está recibiendo todo sin que él lo pida.

Deslizó nuevas formas en la política exterior de no intervención, con el claro propósito de dar marcha atrás a la reprobación del gobierno autócrata de Nicolás Maduro que desmanteló la democracia y la autonomía de poderes para mantener un control total en Venezuela.

En este capítulo habrá que esperar la postura de Marcelo Ebrard Casaubón como futuro titular de la SRE, pero hasta el momento han callado los sectores en México aterrados por los ecos el chavismo en nuestro país, fundados en hechos como la relación de personajes de la dirigencia de Morena con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), y los ataques de la ex canciller Delcy Rodríguez a diplomáticos mexicanos.

En estos ecos está la relación y apoyos de Yeidckol Polevnsky y otros funcionarios del partido con el gobierno de Maduro que guardaron silencio cómplice con el cuartelazo a la Asamblea Nacional y la creación de una nueva Asamblea Constituyente venezolana, para mantener todos los hilos del país en una sola mano: el poder absoluto.

El análisis crítico está sometido, aturdido por la victoria aplastante de Andrés Manuel, y las muestras de docilidad que en este mismo día incluyó una carta manuscrita de Carlos Slim Helú al próximo presidente.

En esta lógica de No Intervención tendríamos que mantenernos al margen de los embates de Donald Trump contra los migrantes connacionales en Estados Unidos. El razonamiento en esta ruta dice que Potus puede hacer lo que quiera en su territorio, con sus leyes y sus normas.

¿Tomará esta posición Ebrard Casaubón o se medirá con dos varas: una Venezuela y otra EUA..? aunque seguramente vendrá el malabarismo dialéctico para explicar el porqué de las dos posiciones.

El hecho es que más que un impasse de beneficio de la duda, estamos ante la abdicación de la duda metódica -que no nos escuche René Descartes- el escepticismo, y constituye el paso de los antes llamados acérrimos críticos, a la mansedumbre que trota a toda prisa a la feligresía del dogma de fe de López Obrador.

En resumen, el video-mensaje es una puesta en escena del perdón por contrariarlo en la campaña, por llamarle “Peligro para México”, y por tratar de convencer al presidente Enrique Peña Nieto de utilizar la fuerza del Estado y del PRI para apoyar al candidato de la coalición por México al frente, Ricardo Anaya Cortés.

Por todos los medios, los apresurados conversos tratan de sacudirse la membresía de la Mafia del Poder, esa que cada seis años se reacomoda haiga sido como haiga sido, y así fue, pero solamente lo logró un pequeño sector con visión y mayor instinto de autoprotección, es el caso de Televisa de Emilio Azcárraga Jean al amarrar puentes con AMLO a través de su suegro Marcos Fastlich, que incluyó cereza en el pastel con el ofrecimiento del estadio Azteca para el cierre de campaña.

De la misma forma TV Azteca de Ricardo Salinas Pliego tendió puentes al integrar a Esteban Moctezuma Barragán al equipo del candidato de Morena; y la historia se repitió en el Grupo Carso de Carlos Slim Helú, vía su consuegro Miguel Torruco, quien estando en funciones de Secretario de Turismo de Miguel Mancera Espinosa hizo campaña a favor de Andrés Manuel, así que el brinco sólo fue cuestión de trámite.

Pero el grupo de empresarios conversos esta vez llegó hasta el último día de la campaña, con la esperanza de la falibilidad de las encuestas, y la náusea de ver a personajes impresentables pasar a las filas de Morena: Napoleón Gómez Urrutia, Nestora Salgado, la vergonzosa transformación de Gaby Cuevas Barrón y de Germán Martínez Cázares, quien operó previo a las elecciones intermedias del 2009 la caza de alcaldes presuntamente ligados al narcotráfico en Michoacán, para favorecer al partido del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa. Fracasó y fue a rendirle cuentas a Felipe antes que al CEN del PAN, en una muestra de la autocracia ejercida por Felipe en el partido. No lo aguantó y lo echó de la dirigencia.

En este escenario de transiciones, de cambios del poder, y de cuartas transformaciones, los empresarios más ingenuos que esperaron hasta el último momento la derrota de Andrés Manuel, ahora se auto obligaron a protagonizar un mea culpa espectacular, para que el virtual presidente electo no dude de la autoflagelación y alcancen el perdón.

Y para que esta penitencia sea creíble a los ojos de Andrés Manuel, deberá incluir un umbral mayor de tolerancia con las decisiones que antes consideraban aberrantes.

Mediante esta rendición que incluye a algunos grupos de la clase política, y a la clase empresarial, López obrador de pronto se encontró en el Nirvana para alcanzar la Cuarta Transformación de la República, con medidas evidentemente populistas que ya no serán tan criticadas, además de las condiciones para la cancelación de reformas y proyectos altamente valorados por los sectores productivos del país.

El video-perdón escenificado por los empresarios Carlos Danel de Gentera, Antonio del Valle del Grupo Kaluz, José Antonio Fernández de Femsa, Mariasun Aramburuzabala de Tresalia Capital, Daniel Servitje del Grupo Bimbo, Alejandro Ramírez de Cinépolis, Eduardo Tricio de Lala Aeroméxico, Claudio X. González de Kimberly-Clark y Blanca Treviño de Softtek, posiblemente sea el arranque de una bufalada vergonzosa como en los mejores tiempos del PRI ¿o será el regreso..?

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion