PHIL COLLINS ESTÁ MÁS VIVO QUE NUNCA.

Ofrece dos conciertos con gran aceptación en la CDMX.

CIUDAD DE MÉXICO.  12 marzo 2018.-  Diez años Phil Collins estuvo fuera de la escena musical, pero ha regresado con nuevos bríos, tal como dejó patentizado durante su actuación en México.

Luego volvió para dejar en claro que aún no está muerto, tal y como tituló a la autobiografía que inspiró la gira que lo trajo anteayer viernes a Ciudad de México y donde anoche ofreció un segundo concierto.

Antes de salir al escenario aparecieron retratos tomados en diferentes etapas de su carrera que dejaron ver el paso del tiempo entre unos y otros.

De pronto, en el lugar se escuchó una canción con ritmos africanos que generó un ambiente relajado que concluyó con la salida en calma de un hombre vestido de negro que, con bastón en mano y gran sonrisa, llegó al centro del escenario acompañado de un aplauso tremendo de los más de 15,000 asistentes.

“¡Hola, México! ¿Están listos?”, dijo al tomar asiento y compartir su voz en la primera canción de la noche: “Against all Odds”.

Al terminar, las palmas del público acompañaron “Another day in Paradise”.

Todos los instrumentos se unieron en un sonido perfecto que fue ovacionado por todos. En “Missed Again”, por ejemplo, el saxofón se apoderó del recinto en un solo que llenó el lugar y conquistó a todos.

Canciones como “Dance Into the Light”, “Heaven”, “Easy Lover” y “Can’t Hurry Love” formaron parte del repertorio del artista nacido en Londres en los años 50.

En esta gira lo acompaña un gran número de músicos, entre ellos su hijo Nicholas en la batería.

Phil Collins es autor de discos como “Going Back”, “Testfy” y “But Seriously”, proyectos con los que ha recorrido el mundo de la música que le ha dado ganancias y pérdidas enormes.

Hace tiempo, el cantante dio a conocer que tenía un problema de pérdida de audición al que se le sumó un problema con las cervicales que le impidió volver a tocar la batería como en el pasado y que se mezcló con líos de alcoholismo y depresión, pero anteanoche, el cantante apareció proyectando una tranquilidad contagiable.

Antes de la aparición del que fuera fundador de Génesis, la banda estadounidense The Pretenders fue la encargada de iniciar la noche con un recorrido por su música en la que dedicaron una de sus canciones al baterista inglés.

“¡Tuvimos un tiempo fabuloso en Ciudad de México!”, dijeron y luego, en su idioma, continuaron: “La siguiente canción es para un caballero maravilloso, Phil Collins, a quien dedicamos ‘Hymn to Her’, que en este caso es ‘Hymn to Him’”.

También recordaron al cantante estadounidense Bob Dylan al interpretar “Forever Young”, a quien reiteraron su admiración.

Como un tributo a México cantaron el popular tema “Tequila”, en alusión a la bebida mexicana.